Hosting WordPress

«Vida de Gérard Fulmard», la última novela de Jean Echenoz

Por Marcos Gendre 0

A sus 74 años, Jean Echenoz demuestra su estado de forma con Vida de Gérard Fulmard, una obra con la que reconstruye el thriller literario.

Autor de novelas tan originales y deliciosas como Lago (1989) y Rubias peligrosas (1995), retoma la novela de espía, a la que había vuelto en Enviada especial (2016); en este caso, para entregarnos su narración más disparatada hasta la fecha. Toda una demostración de poderes, con los que hace del delirio una forma de guion estructurado en torno a diferentes maneras de retorcer los significantes del thriller. Y lo hace bajo una mirada caleidoscópica con tantos frentes abiertos en su construcción como plagada de tramas y personajes, literalmente chipiritifláuticos. Sólo así es posible que salga a la luz una fauna integrada por cantantes judíos, detectives tan inverosímiles como el protagonista, caníbales japoneses u hordas de tiburones asesinos. Todo esto y más desfila en las apenas 176 páginas que dan cuerpo a esta novela. Un milagro de síntesis narrativa a través de la que Echenoz ha dado cuerpo al que, sin duda, es uno de los pilares literarios de su vasta trayectoria. Y eso es decir mucho, lo suficiente para entender esta novela como un milagro en sí mismo. Un artefacto tan desternillante como efectivo en su posmoderna estructuración de una trama tan inverosímil como el Thomas Pynchon más alocada. La misma a través de la que critica las facciones políticas occidentales que deberían portar la bandera de la democracia de nuestros días.

Con semejante hilado de frentes abiertos, de los cuales omitiremos cualquier asomo de spoiler, Echenoz ha tenido la habilidad milagrosa de coserlo todo en este libro de lectura trepidante, absorbente como pocas. Obra maestra que lo instala dentro de las voces más mordaces e imprescindibles de nuestra literatura actual. Casi nada.

Hosting WordPress