Hosting WordPress

Entrevista a Blanco Palamera: La música como reto constante

Por Ana Rguez. Borrego 0

Blanco Palamera

Este viernes comienza la gira de presentación del disco

Es inevitable el fijarse en Blanco Palamera. Porque son capaces de hacer suyo el r&b, que suene a ellos, porque les apasiona la música y son capaces de implicarse en diferentes proyectos, porque sus canciones siempre transmiten esa sensación de serenidad que siempre es necesaria. Ya pasó con Promesas (Raso Estudio, 2019) y ahora han vuelto con INTIMIDADE (Raso Estudio, 2022), un disco que gana significado a medida que lo escuchas.

Cuando salió el disco pudimos entrevistar a Blanco Palamera, para saber más sobre cómo surgió INTIMIDADE, un trabajo que está a punto de tomar una nueva vida en directo. Estas son las fechas que ya están anunciadas:

*13 mayo: VIGO (La Fábrica de Chocolate) – entradas
*20 mayo: BARCELONA (El Pumarejo) – entradas
*27 mayo: DONOSTI (Dabadaba) – entradas
*28 mayo: MADRID (Shoko – Sound Isidro) – entradas
*4 junio: SANTIAGO DE COMPOSTELA (Malatesta) – entradas

A principios de 2021 yo pronosticaba que saldría el segundo disco de Blanco Palamera. ¿Se retrasó por la crisis que había en la fabricación de vinilos?

Manuel: El vinilo sigue tardando. Iban a ser 4 meses y ahora son 6.

Xoan: Estamos flipando un poco. Mandamos el disco en septiembre-octubre, y aún no lo tenemos. Cuando esté estará. Estamos contentos con el curro del vinilo.

Si no hubiera pasado todo esto, ¿cuándo lo podríais haber publicado?

Manuel: Eh… habría sido igual, porque teníamos hecho el planning de sacar un tema al mes, más o menos, como hicimos, y sacar el disco ahora. Pero iba a llegar el vinilo a tiempo.

Echando cuentas, el disco lo empezasteis a crear con la pandemia, en el confinamiento.

Manuel: Sí, antes realmente. Hay canciones que tienen tres años o así. Pero sí que aún ni hablábamos de un disco ni de un concepto ni nada. Estábamos haciendo canciones y el concepto vino de esa etapa cuando estábamos encerrados.

Vuestro primer trabajo, Promesas (Raso Estudio, 2019) tuvo una gran acogida, tanta que es más de un concierto colgasteis el cartel “no hay entradas”. Supongo que tan buen recepción impone un poco a la hora de pensar en el segundo. ¿Cómo os ponéis a grabar con esa especie de presión?

Manuel: Sí que es cierto, que en algún momento, sí que puede que hubiera algo de presión, que habláramos de “mierda, no hemos hecho suficiente“, o no saber qué hacer. Pero yo creo que ahora estamos más tranquilos. Toda esa presión que pudimos tener, que era autoimpuesta porque somos exigentes y perfeccionistas, al final creo que se desvaneció un poco, porque hicimos el disco que queríamos hacer. Trabajamos como quisimos, con los tiempos que nos quisimos tomar, y con toda la calma.

No creemos en el hype ni en estar sacando canciones. Vamos a hacer lo que nos pida el cuerpo, y ya está. Y si tenemos que estar ahora ocho años sin sacar un disco, pues vamos a estar ocho años.

También es ciertos que no habéis estado quietos. Más allá de Blanco Palamera, habéis estado trabajando en temas de producción con Zuaraz, Ronroneo, mariagrep

Manuel: A ver, es que parar de hacer música no podemos. Ni queremos. Pero sí que es cierto que el proyecto al final tiene sus tiempos.

Xoan: También fue como una salida creativa un poco para nosotros. El poder abrir a otros proyectos. Era un momento en que, después del disco, podíamos estar un poco bloqueados. Después de soltar todo eso, de ver el futuro sin saber un poco hacia dónde ir, hacer Instantáneas (Raso Estudio, 2020) y tener una idea de igual por dónde queríamos tirar… Pero seguíamos un poco bloqueados y por eso nos abrimos a otros proyectos, para vernos fuera de nuestra zona de confort, con nuevas ideas creativas. Nos ayudó mucho también que fuera junto con la pandemia para enfocar un poco.

Especialmente en el caso de Zuaraz, que están bastante lejos de vuestro sonido.

Xoan: Sí, Zuaraz sí que fue un rompecabezas porque era una música totalmente nueva para nosotros. Yo, de hecho, no sé si Manu también, los boleros prácticamente los descubrí con ellos. Por mucho que estuvieran desde nuestra infancia, un poco subconscientemente, por cosas que podrían escuchar nuestros padres, hasta que fui a comer a su casa y que después de la comida empezaron a tocar boleros, no me adentré un poco en esa cultura.

Pero también es lo bueno de Zuaraz, que es una mezcla de toda esa información que teníamos nosotros y la que tenían ellos. Por eso se crea algo más nuevo.

La verdad es que viendo que tenéis Blanco Palamera, que producís a los artistas que hemos comentado, y que acompañáis a Sen Senra en directo me da por pensar que sois de los pocos capaces de vivir de la música.

Manuel: Por suerte, sí.

Es genial para vosotros. Si os gusta…

Manuel: Sí, al final andamos con muchas vías abiertas, pero con gusto.

Lo que es sorprendente es lo jóvenes que sois. Porque con tantos proyectos en los que estáis implicados, se tiende a pensar que  tenéis muchos más años. Pero no: tenéis entre 23 y 25 años.

Xoan: Por suerte también la mayoría de nuestros colegas también tienen sus proyectos. De hecho, en todos los proyectos que estuvimos hasta ahora, abriendo un poco más el abanico, son todos colegas, hermanos: Ronroneo, mariagrep…

Hablando ya del disco, de INTIMIDADE (Raso Estudio, 2022), choca un poco el cómo es la portada y cómo las canciones, que parecen hablar de una historia de amor. No cuadra.

Manuel: Era justo la idea.

Xoan: El contraste.

Manuel: Al final, como dice el nombre, INTIMIDADE, todo lo que se cuenta en el disco sale de ese espacio, como de la zona de confort, de un espacio de confianza. Y al final a donde llegamos era que, en las distancias cortas, con la confianza, sale lo mejor de uno a veces pero muchas veces también lo peor.

Y nos gustaba jugar con ese contraste de las canciones, siendo tan amor nosotros, que somos gente muy cariñosa, y que vamos con el amor por delante siempre. Nos parecía la hostia poner eso en la portada. En plan todo lo contrario de lo que estamos hablando.

De todas formas, con los primeros adelantos (“Verte Ganar”, “Pelear”) podría parecer que había una especie de concepto de lucha en el disco.

Manuel: También nos apetecía investigar y explorar si en la violencia había algo… bonito. Investigarlo, por lo menos, porque al final estamos todo el día rodeados y nos llegan impulsos, influencias de violencia superheavy, agresividad por todos los lados. Y fue como “vamos a jugar a esto también“.

Pero ese enfrentamiento no es una violencia destructiva. Es más una confrontación de pareceres, que de ahí quizás surge el amor.

Xoan: Eso es.

Manuel: Yo creo que, en general, hay mucho conflicto también en el disco, entre lo tocado, lo electrónico, entre nuestras maneras de currar, que puedes estar en casa y luego llevar los temas a grabar. Entre dos personas, en una relación, hay un montón de conflictos que creo que también se transmite en la portada. La tensión, el conflicto, el toque.

Comparando vuestro dos discos, parece que el primero, Promesas, hablaba de algo que no llega, que se queda precisamente en el título del disco; sin embargo, en INTIMIDADE sí que se llega a algo, a ese espacio que hay entre dos. ¿Se planteó así?

Manuel: Sí, es un poco así.

Xoan: Pero salió como muy natural. Yo creo que también maduramos del anterior disco a éste, y es un poco el cambio del que hablas.

Manuel: Yo creo que estamos más seguros ahora que cuando hicimos Promesas. En todo lo que queremos hacer, musicalmente, artísticamente, vitalmente.

Parece que las canciones están ordenadas como si fuera el desarrollo de una historia de amor, en la que incluso, hacia el final, hay una especie de crisis.

Manuel: Yo creo que es como la vida, ¿sabes? Puede ser una historia de amor y pueden ser mil, de amor de muchas maneras, no como una pareja. Con uno, con la familia… Se trata de algo mucho más amplio que algo unidireccional. Y al final es lo que dices tú, la lectura que puedas sacar: también es algo único.

Xoan: A mí me flipa lo que pueda entender cada uno.

Ésa es la gracia, ¿no? Si solo tuviera un sentido sería aburrido, para el que escucha y para vosotros.

Xoan: Gracias por compartirlo también, de verdad.

Las primeras canciones, al escucharlas, la primera etiqueta que me vino a la cabeza fue ‘sexy’. Porque son muy sensuales, incluso se podría decir que de alguna manera eróticas. Pero son  pura sugrencias, no van a lo evidente.

Manuel: Sí, por lo que hablamos también. Nos mola ser más de sugerir que de contar directamente, porque da pie a que haya interpretación. Entonces… sólo nosotros sabemos de dónde salieron esas canciones.

No escarbaré más.

Manuel: No, no, pero no es por secretismo ni nada, sino por eso, porque haya pie a interpretar, que es lo más interesante.

En más de una ocasión, he preguntado a artistas y grupos sobre si es más fácil escribir sobre amor y sobre desamor. Siempre se suelen inclinar por este último, porque cuando están enamorados hay una sensación de felicidad que no inspira tanto. Pero en el caso de Blanco Palamera, parece que no  es así, que no os cuesta hablar de amor, a quien sea.

Manuel: Fue un reto también. Cuando estábamos en pandemia, fue como una decisión consciente, de “tenemos que hacer canciones que nos eleven, que nos hagan pensar en postitivo“, aunque suene muy de autoayuda, de filosofía barata. Lo decidimos también como reto, como dices tú. Canciones de bajón… qué aburrimiento. Queremos transmitir buen rollo, buena energía e intentar hacer el mundo un poquito más agradable y llevadero. Entonces sí que fue consciente hacerlo. Canciones de amor, como dices tú, o de sentimientos positivos.

Volviendo un poco a la portada, también podemos pensar un poco en la relación del amor con el dolor. Puede ser incluso una forma de sentirse vivo en algunas ocasiones.

Xoan: También nos interesa un poco. Yo creo que, muchas veces, para sanar cosas hay que sufrir un poco. Como revolverse en el barro para salir más puro de eso, y encontrar esa transversalidad de dolor-amor, sufrimiento y alegría a la vez. Porque si no todo es muy plano.

Hay un detalle, que se repite en varias ocasiones, al que parece que le dais importancia: el mirarse. Es un gesto al que parece que no se le da importancia, y quizás mirarse es una forma de ser el otro.

Manuel: Sí, es empatizar. Nosotros vamos un poco con la bandera de ser gente curiosa, de aprender, buscar, y eso pasa por mirar y ser capaces de pararse, reflexionar. Nos parece lo que tú dices: ponerse en el sitio del otro.

Xoan: Al final es jodido estar tranquilo y quitarse vergüenzas para estar mirando a alguien a los ojos. Yo… bueno, lo mismo es algo más personal, cosas de mis primeras relaciones, que muchas veces me arrepentía de no mirar más a los ojos a la peña. Cómo se transmite. Me acuerdo en el instituto, que hubo un ejercicio, en el que hacíamos medio de terapia de grupo, de mirarse a los ojos y ver qué pasa. Es un trabajo. mirarse. Es superbonito

Aparte de componer y tocar, os producís vosotros mismos. ¿Os habéis planteado en algún momento el probar con algún productor?

Xoan: No. Nos mola cada vez más ser autosuficientes y grabarnos. Obviamente siempre contamos con peña, con terceros oídos, con oídos frescos, gente de confianza, que nos den sus opiniones. Sí que es verdad que también nos apetece a veces delegar alguna cosa, pero a nivel de creación nos mola eso, ser conscientes de todo el proceso y estar ahí.

Se podría definir vuestra música como r&b, un estilo que no suele ser frecuente en España. Supongo que el acceso a internet ha hecho que sea más fácil, que haya más gente que se lance a ello. De hecho, el otro día lo comentaba One Path en Twitter que hacía cinco años de “Guinda”, un tema que probablemente ahora hubiera tenido mayor repercusión. Hace cinco años, ¿hubiera pasado lo mismo con Blanco Palamera? 

Manuel: Quién sabe, la verdad. Yo sí que creo que cada vez más la gente está más dispuesta a escuchar cosas nuevas. Creo que en el pop, a nivel mundial, se están haciendo cosas mucho más atrevidas y arriesgadas, figuras superconsolidadas están experimentando. Me parece que estamos en un momento increíble, la verdad. Sobre todo eso, que ya es tan fácil el que se pueda conectar con una persona que te está escuchando en el otro lado del mundo. Es increíble, da más libertad a los artistas.

Pensando en Blanco Palamera, en Sen Senra, mariagrep, ronroneo… y seguro que alguien más, ¿se podría llegar a pensar en vosotros como toda una generación creativa? Coincide la edad, vuestra procedencia, el tipo de música…

Manuel: Ojalá.

Xoan: Creo que se está haciendo algo muy bonito. No sé qué pasará en el futuro pero sí que hay como un grupo de peña que está haciendo su propia escena, tanto aquí como allí. Gente como Rusowsky, Ralphie Choo… Están pasando muchas cosas ahora.

Quizás focalizaba más la idea en Galicia, por la cantidad que hay. Aunque, claro, allí hay muchísimos grupos, de cualquier tipo de música.

Manuel: Nosotros también flipamos con el nivel que hay allí, y es algo que apreciamos cuando llegamos aquí, a Madrid. No porque aquí no lo haya, pero esto es como el centro. De repente fue como que llegamos y, hostia, allí somos un pueblo y hay proyectos de todo tipo, hasta una competitividad sana. Flipamos porque de repente nos dimos cuenta de lo que había allí. Lo que pasa es que allí también es más difícil salir adelante.

Hay una relación especial de Galicia con la música. De hecho, viendo el boom que ha habido con Tanxugueiras, y pensando Aliboria, Lilaina… parece que la gente joven aprende la tradición y le da la vuelta.

Manuel: A ver, no está tan extendido. Sí que es cierto que cada vez se valora más, pero no creo que sea algo que se respira tanto en la calle como puede pasar con otras música populares. Sobre todo en Galicia, porque además lleva habiendo un rechazo de la cultura gallega de no sabemos cuántos años.

Yo creo que poco a poco sí que se está valorando más, pero no creo que sea algo que se mame tanto. Que sí que hay gente que está militando ahora para que se valore como se tiene que valorar, pero es un camino, no es una cosa que aprendamos.

Pero está bien que haya surgido esa respuesta. Una especie de reto al pasado de por qué lo has rechazado, vamos a por ello.

Xoan: Es increíble.

Manuel: Y sobre todo generando nuevos discursos y no manteniéndolo en una tradición por tradición sin más. Como Baiuca, Tanxugueias y otros muchos proyectos.

Fotografía de portada: Sharon López

Hosting WordPress