Primavera Sound 2022: balance final

Por María José Bernáldez 0

Antes de publicar las crónicas de Primavera a la Ciutat y Weekend 2, hacemos balance de lo bueno y lo malo de la edición XL de este Primavera Sound 2022 después de 12 días de festival. En general la gente ha salido más contenta del W2 que del W1.  Obviamente todo depende de la experiencia de cada uno y la mía no tiene por qué ser la del resto. Pero aquí van unos cuantos pensamientos al azar.

 

Lo malo:

  • Las multitudes. Qué de gente por todos sitios. Gente haciendo cola para hacer cola de una cola. Ya contamos las vicisitudes del primer día y solucionados esos problemas, era a veces abrumador ver tanta tanta gente y tener que pensar: ¿qué hago si pasa algo?
  • La playa. Era una odisea pensar en ir ( que, ya contamos, eran 15 minutos de paseo en realidad nada más) pero, sobre todo, era una odisea volver de allí. El cierre del puente ha hecho que fuera, a la vez, la zona más cómoda y la más incómoda del festival.
  • Los trucos aprendidos en años anteriores…ya no sirven. Rutas secretas cortadas, sobre todo. Por motivos logísticos o de seguridad. Tantos años de experiencia para nada.
  • El escenario Binance: no había duda, moverlo fue un error. Los primeros días ver algo ahí era un poco dantesco por haber retrasado escenario y torre. En la cuesta no se veía. Entrar abajo era una odisea. En la parte izquierda, hasta que redirigieron el tráfico, se formaban unos cuellos de botella terribles
  • Intentar entrar a los conciertos de la ciudad teniendo sólo abono de un fin de semana era misión imposible a no ser que empezaras a hacer cola en 2019.
  • El aviso de que se necesitara reserva para el Brunch in the Beach del domingo 5 minutos antes de que se agotaran los mismos.
  • Todos los años el mismo problema con la vuelta a casa: si no tienes alojamiento cerca es una odisea. Ha funcionado bien la lanzadera a Plaza Catalunya pero no todo el mundo ha sabido encontrarla o se ha encontrado con que ya no funcionaba al llegar
  • Los horarios incomprensibles de algunos conciertos: a la solana de las 17h hubo artistas que deslucieron. Cuadrar horarios debe de ser terrible, lo sabemos, pero hay cosas con muy poca explicación.
  • El cierre del acceso a la playa antes de Grimes provocó unas situaciones de tensión completamente evitables.
  • Resumiendo los males, reduciendo aforo se solucionaría todo bastante.
  • Julian Casablancas.

Lo bueno:

  • El césped artificial en Mordor y la playa. Qué gozada.
  • No sé si fue por chiripa pero a pesar de toda la gente, no presencié ningún altercado. Big Thief llegaron a parar su concierto por algún tipo de percance sanitario y en 3 minutos estuvo resuelto.
  • La app de entrada (AccessTicket) y la propia del festival han dado un salto de calidad importante, tanto para seguir itinerarios como para saber el aforo de las salas y darte la vuelta antes de llegar y frustrarte.
  • Todos los días hubo errores e inconvenientes y al día siguiente se les había intentado poner remedio: desde los camareros, el reparto gratis de agua, el agujero de la Boiler Room… Muy a favor de que quien monte drama, solucione drama.
  • Los premios escondidos en los QR. Qué divertido y entretenido el camino. 
  • La Boiler Room: a pesar de que los últimos días ya se corrió la voz y era imposible entrar, si tenías un rato y pasabas era EL MOMENTO del día.
  • A diversidad de cartel, diversidad de público. Sigue siendo bastante guay ver convivir a quien fue a ver a Pavement con quien fue a ver a Charlie XCX y pensar que hay gente que, perfectamente ha ido a ver a los dos. Y que surjan cero problemas. Que hubiera tanta tanta gente foránea este año también ha traído una cosa que una pocas veces ha visto: todo el mundo se sabía las letras y cantaba. Inaudito.
  • Sólo podemos decir que hemos visto un concierto de manera incómoda. Casi hemos abierto y cerrado el recinto cada día y la calidad de sonido y talento es incomparable con cualquier otro festival. Poder hacer entera la ruta del postpunk ha sido un buen highlight.
  • Fuegos artificiales para cerrar Dj Coco >>>>>>> confetti.
  • Nick Cave.

 

Queda en manos de cada uno hacer su propio balance y decidir si de este Primavera Sound 2022 si los pros superan a los contras y si compensa volver el año que viene, a Madrid, a Barcelona o a ambas. Todavía no se sabe nada de los carteles para 2023, aunque sí que el festival permanecerá en Barcelona, como mínimo, hasta 2027.