Crónica del concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés en Madrid (sala La Riviera)

Por El Último de la Fila 0

Hosting WordPress

El grupo catalán cerró la etapa de Clamor.

Año y medio después de la publicación de Clamor Maria Arnal i Marcel Bagés han puesto el punto y final a la gira de su segundo álbum. Una aventura que comenzó con la pandemia azotando aún con dureza al sector de la música y que provocó, según contaron, que el disco no pudiera ser estrenado en la sala La Riviera en su momento. Al menos sí que pudieron darle su correspondiente despedida en la mítica sala de la capital de la mano del ciclo Tomavistas Ciudad.

En todo este tiempo, desde que vio la luz hasta el pasado domingo, Clamor ha ido mutando en directo y los coqueteos del proyecto con la electrónica son cada vez mayores, tanto como para arquear la ceja al escuchar que los temas del disco e incluso alguno de su debut se han transformado en una suerte de rave como ha ocurrido con Zahara y su Puta Rave. Lejos del espectáculo ofrecido en los Teatros del Canal casi coincidiendo con el lanzamiento del álbum en 2021, donde las luces, el humo, el escenario escalonado, las coristas y la teatralidad tenían un peso importante, ahora el show se ha desprendido de capas para otorgar más protagonismo a una inquieta Maria que no dejó de moverse por todo el escenario. Sigue existiendo un aire teatral pero diluido entre la energía efusiva que provocan las nuevas bases de las canciones. Cierto es que canciones como “A la vida” o “La gent” siguen manteniendo esa magia dulce y recogida, pero otras como “Canción total”, “Bienes” o “45 cerebros y 1 corazón” pueden chirriar con las nuevas vestimentas más enfocadas al baile que al recogimiento. Así pues el setlist discurrió más en favor de un Clamor que agradece más estos aires festivos que los de su debut.

El “Cant de la Sibil·la” sirvió para arrancar una actuación que previamente fue calentada por Pau Vegas, artista que se prepara para publicar su primer EP con la ayuda de Marcel Bagés y David Soler. A medio camino camino entre las dos caras del sonido de Arnal y Bagés fue desgranando temas conocidos, “Cuántas noches”, con otros aún por descubrir. La sensación fue de que habrá que estar atentos a su música en los próximos meses.

Volviendo al concierto principal y tras la citada “Cant de la Sibil·la”, “Milagro” y “El gran silencio” dieron continuidad a un discurso musical que fue saltando entre álbumes por packs (unos cuantos temas de uno y pasamos a otros tantos de otro). “La Gent” seguida de “A la vida” consiguieron un silencio casi total de toda la sala. Son hogar. Da gusto poder cobijarse en ellas por todo lo que transmiten. Un espejo de estas canciones sería “Meteorit ferit”, tema que te abraza pero que en lugar de servirse de una guitarra lo hace a través de bases crudas. A partir de ahí la rave fue in crescendo con “Jaque” o “Tras de ti” como puntas de lanzas para llegar a la orilla de “Fiera de mí”. La sala entró en comunión y tras un breve descanso “Ventura” y una versión techno de “Cant de la Sibil·la” nos dejaron con el interrogante de saber por dónde irán los próximos pasos del grupo. ¿Una rave descontrolada o con mesura?

Galería del concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés en La Riviera

 

Hosting WordPress