Hosting WordPress

Crónica del concierto de Moderat en Madrid (Wizink Center)

Por Lobo López 0

concierto moderat wizink center

El trío alemán, formado por la unión de Apparat (Sascha Ring) y Modeselektor (Gernot Bronsert y Sebastian Szary), Moderat anunciaban su retirada de los escenarios por tiempo indefinido en 2017. En ese tiempo se dedicaron a descansar los unos de los otros, como bien han aclarado en entrevistas, aunque no existía una mala relación, necesitaban tomar aire para volver a recuperar la ilusión de trabajar en nuevas composiciones. De hecho, estaban en pleno proceso creativo de un nuevo álbum cuando les pilló la pandemia y eso les dio más tiempo para pensar en el concepto del disco. ‘MORE D4TA’, que además es un anagrama de «MODERAT 4», es un disco que nace del contexto de la pandemia, del aislamiento social y de la sobrecarga informativa, pero creado como un modo de escape de todo lo anterior.

Madrid y Barcelona fueron las seleccionadas para presentar este disco, dentro de recintos de tamaño considerable, en los que consiguieron el sold out en varias semanas desde que se pusieron a la venta las entradas.

El trío salió al escenario del WiZink Center acompañados únicamente por sus equipos electrónicos y una pantalla trasera que reforzaba la puesta en escena con proyecciones que iban del minimalista al puro expresionismo digital. Pronto su característico sonido melódico con toques “dark” se abrió paso entre la multitud, entregada al 100% desde el principio. Abrían fuego con “Eating Hooks”, llegada la parte vocal, el aura de unos Depeche Mode se hacía aún más notable. El desarrollo de ‘NEON RATS’ tras ‘Running’, con ese guiño a 808 State, resultaría un trance in crescendo que daría lugar a un concierto de casi dos horas.

Los temas de sus tres discos anteriores se iban intercalando con los de ‘MORE D4TA’ hasta que llegaron a “A New Error”, punto álgido del concierto y que el respetable allí reunido celebró por todo lo alto. Una triphopera “Fast Land” se encargaba de bajar las revoluciones para pasar a uno de los singles del último disco: “Easy Prey”.

Ya en los bises, nos esperaba una de sus grandes temas: “Bad Kingdom”, con ese bajo infeccioso que seguiría resonando en nuestras cabezas una vez acostados. Y para cerrar, qué mejor despedida que “Intruder”, en la que el propio Sascha se encargaba de tocar el bajo.
Un concierto redondo, con un sonido impecable, que nos teletransportó a una rave por momentos: «Si esto ha sido genial un lunes, imaginad lo que habría sido un sábado».

Hosting WordPress