Hosting WordPress

Entrevista a Desert – Consciencia hiperconectada

Por Ana Rguez. Borrego 0

Desert

Edita Primavera Labels

Cristina Checa y Eloi Caballé llevan cerca de diez años explorando un espacio sonoro propio, repleto de aristas y vericuetos. Canciones que surgían, que crecían y que se interpretaban en forma de remix… Pero la pregunta era constante: ¿para cuándo el primer disco de Desert? Y a finales de 2022 tenemos la respuesta: Caos Sota el Cel (Primavera Labels, 2022). Diez canciones que más que fluir te hacen flotar, en un universo entre onírico y reflexivo, que te invitan a pensarte, a meditar sobre lo que sucede a nuestros alrededor.

Porque está bien fusionarse, de alguna manera, con el paisaje, pero también Desert nos invita a cuestionarnos esa hiperconectividad en la que vivimos. ¿Es real? ¿Nos creemos la mentira a fuerza de repetírnosla? No merece la pena hablar más sobre este primer larga duración de Desert: lo mejor es escucharlo y leer lo que nos cuentan ellos mismos sobre él.

Vuestra primera aparición fue en 2012. ¿Qué os ha hecho ir más allá de los EPs y grabar vuestro primer larga duración?

Fue un paso natural, hacía tiempo que queríamos explorar este formato.

Aún así, sí que habéis tenido una experiencia, con Jessica Boston. ¿Cómo surgió? ¿Os influyó de alguna manera?

En aquella época ella vivía en Barcelona, éramos amigos y tenía en mente hacer un LP relacionado con la hipnosis. Nos explicó las ideas que tenía y nos pareció superinteresante. Nos atrajo la idea de hacer un disco de hipnosis que fuera más allá de la típica música de relajación.

Comparando el sonido de vuestras primeras canciones con las que componen Caos Sota el Cel parece que se ha estilizado, yendo más hacia lo electrónico. ¿Cómo os lo planteasteis?

Desert siempre ha sido electrónico, la diferencia es que ahora hemos eliminado capas y la voz está más presente. Queríamos también huir de la parte más épica y preciosista de nuestras canciones anteriores y trabajar más a nivel conceptual. Se ha jugado mucho con ideas opuestas para crear canciones poliédricas.

En alguna otra entrevista, comentabais que os interesaba que el oyente también fuera autor de la obra, con su propia interpretación de las canciones. ¿Es fácil planteárselo así? ¿De alguna manera puede dificultar que lleguéis al público?

Lo que creo que decíamos es que fuera el artista final, es decir que rellenara los huecos que nosotros dejamos para poder interpretarlo a su manera. No nos gusta guionizar la escucha. Tampoco creo que esto dificulte llegar al público. Además es superbonito hablar con amigos o personas que escuchan las canciones y te explican qué significan para ellos. Ahora no sé muy bien exactamente qué canción le puse a una amiga que me dijo: “es como si viera el interior de un árbol con sus grietas, y lo pudiera traspasar para llegar a un mundo de redes de internet.” Me quedé a cuadros. De lo mejor que me han dicho nunca.

No obstante, ya desde el título del disco parece conducir una cierta sensación. ¿Es fruto de estos años raros que hemos vivido con la pandemia, con la sobreinformación digital…?

Es un poco la soledad en un mundo hiperconectado, la insatisfacción constante, la relación tecnología vs naturaleza.

Esas sensaciones ambiguas aparecen por ejemplo en «Què és el que vols», donde habláis de medias verdades, las que convienen. ¿De alguna manera la crítica es un ingrediente esencial de este disco?

La música y la búsqueda de la verdad son los ingredientes esenciales de este disco.

De alguna manera, esa percepción es una forma de conocerse, controlarse… ¿Las canciones están pensadas, pueden servir como impulso para ello?

El proceso de escribir canciones sí que es un proceso muy relacionado con el de autoconocimiento. Además vas descubriendo e incorporando capas de significado en cada palabra con el paso del tiempo.

Pero hay un tema que refleja una reacción visceral, muy real: «Em vas dir». ¿Va más allá, para que sea algo catártico? ¿Cómo surge una letra tan real?

Surgió muy rápido, sin pensar. De las más rápidas del disco junto a «Què vol aquesta gent». De hecho fue todo una primera toma. Algo muy inusual en mí. Así que supongo que sí que fue algo muy catártico e inconsciente.

En «Somni de setembre» recuperáis algunos versos del poeta mallorquín Bartomeu Roselló-Porcel. ¿Cómo llegasteis a él? ¿Se trata, de alguna forma, de reivindicar la poesía en lengua catalana?

Lo conocimos en un viaje que hicimos a Mallorca en 1933. Se trata de una conexión metafísica.

¿Cómo os planteáis la presentación en directo? ¿Estarán acompañadas las canciones de elementos visuales?

Ahora acabamos de tocar en el Primavera Weekender. Y nuestro próximo concierto/presentación del disco es el 27 de enero en el ciclo DNIT de Caixaforum en Barcelona. Estamos superilusionados con este show audiovisual de la mano de Hamill Industries y Oscila donde se hará realidad el imaginario de Caos Sota el Cel a través de distintos escenarios creados para cada canción mediante inteligencia artificial y una escenografía que trasciende más allá de la pantalla.

 

DesertFotografías: Laura Mir

Hosting WordPress