Hosting WordPress

«La joven y el mar», de Catherine Meurisse

Por Marcos Gendre 0

Catherine Meurisse

Hablar de Catherine Meurisse es hacerlo de una las autoras de cómic con más solera en la actualidad. El hecho de haber sobrevivido a la tragedia de Charlie Hebdo espoleó su carrera, pero sobre todo su inspiración, a la hora de sacar adelante un diario íntimo tan fascinante como “La levedad”.

Su querencia por los tonos pastel y los rasgos tan franceses de la escuela Sfar y Blain ayudan a comprender la relevancia de una dibujante que en este aspecto quizá no esté a la altura de los dos referentes mencionados, aunque con este “La joven y el mar” llega más lejos que nunca en este sentido, sirviéndose del contexto nipón para dar alas a la fantasía de sus trazos limpios y naturalistas.

Como viene siendo habitual en todas sus novelas gráficas, lo que prima por encima de todo el conjunto es una grácil sensación de melancolía. Humor a la francesa, que busca la emoción a través de segundos planos y toda excusa para armar personajes que se mueven entre la ficción y el realismo con naturalidad desbordante.

Para llegar a este punto, Catherine Meurisse estuvo viviendo varios meses en Villa Kujoyama, residencia artística situada en plena naturaleza, donde las musas hicieron su parte del trabajo inundándola de esa pequeña salvación creativa llamada autodescubrimiento, y que en su caso le ha servido para alcanzar su plenitud mediante su trabajo más relevante después de “La levedad”. Otro cómic de factura encomiable que la ratifica entre la creme de la creme de la aristocracia europea del noveno arte. Y por mucho mucho tiempo.

Catherine Meurisse

Hosting WordPress