banner WIR

Crónica de Escuchando Elefantes

Por Claudia De Bartolomé 0

Estuvimos en el concierto de Escuchando Elefantes en A Coruña

¿Sabéis eso de “la energía ni se crea ni se destruye: se transforma”? Pues sería algo así como el titular ideal para mi crónica de lo vivido el pasado viernes en el Playa Club de A Coruña, cuando Sílvia y Carlos, más conocidos como Escuchando Elefantes, consiguieron dejar a las personas que abarrotaban el local para disfrutar de la presentación de su nueva gira con la boca abierta. A mí la primera.

Ya sabéis que mi historia con el grupo se remonta al año 2012, cuando acababan de publicar su primer disco (“Show & Tell”); desde entonces, he sido testigo privilegiada de todas sus giras y los he visto tocar en todos los ámbitos y escenarios posibles: en acústico sin micro (en su versión “de la calle”), en acústico con micro, con banda multitudinaria, con banda más discreta, en festivales, salas, teatros…

Tras entrevistarlos la semana pasada con motivo de su recién estrenado disco (“Hope”, el tercer álbum de estudio de la banda) y su consiguiente nueva gira, me adelantaban que, en esta ocasión, los directos iban a ser totalmente diferentes: Sílvia ha aprendido a tocar la batería y Carlos se ha cambiado a las guitarras eléctricas. Solos sobre el escenario: sin músicos que acompañen las nuevas (y antiguas) melodías, como tantas otras veces. Pero esta vez es distinto.

El cocktail pintaba apoteósico y sólo faltaba constatarlo en directo.

Así que el viernes por la noche me acicalé y me dispuse, como siempre que voy a verlos, a compaginar mi faceta de fan, amiga y periodista.

Es obvio que cuando la música de la que tienes que escribir te gusta y, además, los artistas de los que vas a hablar son de tu agrado, la crónica es mucho más fluida. Pero, sinceramente, Escuchando Elefantes es uno de esos grupos que, subjetividades a un lado, consiguen que su trabajo hable por sí mismo. Sin favoritismos.

La velada empezaba con Under the sun. Mi curiosidad por ver cómo sonaban en esta nueva faceta dio paso a una sonrisa de satisfacción y sorpresa: en efecto, la energía ni se crea ni se destruye: se transforma. Es precisamente lo que ocurrió. A menudo escuchamos, vemos y leemos a quienes, para hablar de los nuevos trabajos de determinados grupos o artistas, usan la expresión “se ha reinventado a sí mismo/a”. No, Carlos y Sílvia no se han reinventado. Su esencia sigue siendo la misma, pero han conseguido transformar su energía en algo más potente, más eléctrico, más rebelde, si queréis. Porque su energía es pura y no necesitan aportar grandes cambios en su personalidad para seguir enganchando a su público: simplemente con experimentar sus límites y conocer su música mejor que nadie consiguen justamente ese efecto. Han decidido explorar, arriesgarse y, no nos engañemos, con esa química musical que arrastran es muy difícil que algo les salga mal.

Presentaron Hope, arriesgado, potente y eléctrico

Los temas se fueron sucediendo e, incluso, hubo tiempo de “aparcar” batería y guitarra (ojo, que también se intercambiaron los papeles para deleite del personal) para entonar entre el público clásicos de la banda como Let It Shine, con paseo incluido.

Del nuevo álbum, que, por si no lo había mencionado, es una joya, me encantó especialmente en directo Anyway. Es una canción que lo tiene todo: letra contundente, melodía deliciosa, estribillo pegadizo, subidón y bajada de telón de esas de aplauso infinito. Carne absoluta de directos. Arte.

The Fight, por otro lado, no se queda atrás. Ya habíamos visto un adelanto en forma de videoclip en directo, pero, metidos en contexto, es directamente sublime.

Hope es el disco con más “Rock’n Roll”, como confesaba Sílvia sobre el escenario y, por tanto, se presta a interpretar sus temas de una forma más cañera, lo cual obliga, en cierto modo, a reajustar los temas más míticos. Pero, no os asustéis: Escuchar canciones como, por ejemplo, The Rain (no pasan los años por este santo temazo con el que cerraron, además, el concierto) adaptadas a este sonido más potente las hace todavía más atractivas.

Esta semana los podéis ver en Murcia, Barcelona, Valencia, Gijón y Ferrol nada menos que con Glen Hansard y el 21 de abril retomarán su gira en Vigo.

Yo de vosotros/as no me los perdería por nada del mundo.

Escuchando Elefantes/Claudia De Bartolomé
banner WIR