banner WIR

Crónica Interestelar 2017: El sueño se hizo realidad

Por Armando Rendón 0

Interestelar 2017

El Interestelar 2017 ha sido un ÉXITO ABSOLUTO. Antes de entrar en lo puramente musical, que de eso versa esta manifestación cultural, déjennos que toquemos previamente otros aspectos relacionados con este festival que ha venido para quedarse.

No todo es perfecto, hay cosas y aspectos que mejorar, pero montar un evento de esta magnitud no es fácil, y que todo funcione tan bien con solo dos añitos de vida es algo que hay que destacar. Quizá, y por poner alguna área de mejora, señalar que no se deben dar los problemas técnicos que al menos afectaron a tres o cuatro bandas, lo que hizo sin duda restar colorido a su puesta de largo musical. Alguna mejor gestión de barras y la adaptación de los horarios a una fecha de altas temperaturas en Sevilla son otros aspectos a mejorar y en los que ya sabemos que trabaja la organización.

El efecto que ha tenido sobre la ciudad este festival a medida para los fans del indie nacional ha sido más que positivo: 20.000 personas han pasado por el recinto generando empleo, impulso económico, turístico y de globalización cultural.

En el concierto de Love of Lesbian, Santi Balmes preguntaba por los foráneos que había allí y cuál fue la sorpresa de todos cuando nos dimos cuenta que eran mayoría. Para un sevillano, saber que su ciudad disfruta de este evento, mientras de forma paralela se celebra la Feria del Libro, se disputan carreras populares y puedes ir a visitar Caixa Fórum justo al lado del recinto, es todo un chute de optimismo cultural. El año pasado, mi amigo Antonio Romero y yo veíamos desde lo alto de la zona VIP el conjunto de escenarios, praderas, barras, servicios y coincidíamos en que estábamos ante una ubicación única en España, y que lo habían hecho todo para que funcionase. Y este año, por fin, pudimos completar lo que iniciaron el año pasado, sin dejar nada a medias, y este que les escribe, miraba alrededor y no dejaba de alegrarse y repetir “qué maravilla de festival, coño”.

Viernes 19 – Todos los raros fuimos al concierto

Entrando en materia y empezando por la jornada del viernes, allí nos plantamos a las 16:40 horas, crema protectora en mano, gorras y mucho color claro en la indumentaria. Buscamos el frío sueco, ese que nos regala Viva Suecia desde Murcia en el Escenario Negrita (uno de los dos principales). Rafa y los suyos, a pesar de que el Lorenzo pretendiese formar parte de la banda, se marcaron un bolazo (a lo que ya nos tienen acostumbrados). A pesar de los 36° C que se sufrían a esa hora, ya había mucho público disfrutando de su último disco Otros Principios Fundamentales.  Son la banda del momento y nadie les ha regalado nada, por lo que los que allí estábamos nos vimos recompensados más que de sobra. Éxitos como “Los Años”, “¿Nos ponemos con esto?”, “Bien por ti”, “Permiso” o “Perdón” y, por supuesto, “A dónde ir”, nos llevaron en volandas hacia un fin de concierto que nos dejó para empezar satisfechos y exhaustos… Y, mientras tocaba, Jess (al bajo) pensando que su hija estaba a punto de nacer y lo mismo tenía que lanzar el bajo al público y salir corriendo para tierras murcianas con el calor que hacía.

Tras la estampida musical sueca, Depedro (Jairo Zavala) asomaba por el escenario Cruzcampo con banda, con galones y con un sonido más que bueno: excelso. Bajándola al suelo, con clase y calidad, nos deleitó durante su concierto con temas de su último largo El Pasajero. Muchos desde la sombra aplacábamos la sed al ritmo de las composiciones de este magnífico músico. Como cada uno tiene sus preferencias, y además había que elegir al compaginar la organización los conciertos en los dos escenarios principales con el de Coolway Freestyle, nos fuimos a ver a Delafé, aunque Ligula daba un buen repaso de su trayectoria en este último escenario. Nos fuimos listos para bailar al mundo del “dale gas”, al imperio de las rodillas flexibles y del “buenrollismo” hecho música. No está Helena Miquel, pero Oscar D’Aniello a los mandos nos hizo disfrutar de lo lindo haciendo el “Indio”, convocando al “Espíritu Santo” o gritando al caluroso cielo de Híspalis eso de “Lo más bonito del mundo”. Y es que, con este fan del ciclismo, la fuerza se hace irresistible para bailar y saltar siguiendo sus indicaciones. Nunca falla, nunca decepciona y, a pesar de que creíamos que se derretiría ante tanto sol y tanto bochorno, Óscar nos hizo disfrutar.

“Corre, que ya ha empezado Mechanismo en el Coolway Freestyle” nos decíamos, porque había que verlos. Había que tocar con la punta de los dedos auditivos y de primera mano lo que nos ofrece esta banda que recientemente ha puesto de largo su The Forlon Hope, disco con un recibimiento magnífico entre público y crítica (incluyendo a este que les escribe). Empezaba el sol a dejarnos respirar, aunque la organización era a partir de ese momento cuando ponía toda la carne en el asador, con los cabezas de cartel que el año pasado por la lluvia no pudieron subirse al escenario del pasado sábado de Interestelar en octubre. Y de ahí nos deleitamos con las guitarras de Neuman y ese gusto exquisito de Paco y sus composiciones. Nos dio para brincar con los putos Sexy Zebras, además de ”Sandunguear” al ritmo de Carlos Sadness y su electro-pop bailongo.

Las apuestas fuertes del festival se sucedían a partir de las 21:00 horas. Cuando ya oscurecía el día, apareció “el hombre de negro”, el eterno Loquillo que, como bien comentó luego Santi Balmes, acribilló a los allí presentes a base de hits sucesivos. Creo que incluso mis padres desde Triana tararearon “El Cadillac Solitario”, que retumbó en Sevilla como si no hubiese un mañana. Pero, no solo había un mañana, había un después inmediato que también nos venía de Barcelona. Nos esperaba El Poeta Halley, o lo que es lo mismo, Balmes a las letras y  Julián a la música: Love of Lesbian. ¿Veinte conciertos? ¿Cincuenta? Yo no sé las veces que los he visto y los sitios donde he ido para disfrutarlos (Madrid, Valladolid, Pontevedra…). A pesar de algún corto problema técnico, desplegaron parte de su repertorio (ya tan amplio), que cuenta con temas de su último largo (especialmente el celebrado “Bajo el Volcán”) y del resto de su trayectoria, para dejarnos sin aliento con “Allí donde solíamos gritar”. De ahí, al directo del momento, el de León Benavente y ese Abraham Boba como maestro de ceremonias. Justo a las 00:00 horas del viernes guitarras, percusión… en resumen, contundencia musical alternativa para abrir un nuevo día. Con el “bonus track” de WAS y Grises, la organización ponía a brincar a todo aquel que aún seguía con fuerzas, ganas y sin insolación musical.

Sábado 20 – “Segundo Premio”

El sábado amanecía aún más caluroso que el viernes, vengándose de los que maldijimos aquel sábado de octubre que nos arruinó nuestro primer Interestelar. Paso previo por el Vizcaíno en la Alameda, conversación con la amiga Asun de El perfil de la Tostada, “Armando, vamos a descansar algo, que nos vamos temprano para el festival”. Cerveza, tapa y de nuevo a la guerra. Intentamos llegar a Verona, ir con una jiennense adoptada por Granada hace que disfrutes aún más de estas cosas. “Hoy nos invade Granada y un poco Jaén” le digo feliz porque nuestra gente de Oriente nos venga a visitar. Verona, Guadalupe Plata, Apartamentos Acapulco y LOS PLANETAS, menuda representación. Llegamos para Guadalupe Plata, refugiados del sol, mientras ellos ahí arriba no paraban a pesar de las temperaturas. Y nos hacen acercarnos, cómo no, y bailar ya al ritmo de ese rock sureño con tintes de blues que tanta proyección y éxitos les genera. Hacer un melocotonazo de un tema llamado “Rata” solo está al alcance de estos genios de la música.

Seguimos con Veintiuno y luego Corizonas, estos al nivel de Guadalupe Plata. Después renunciamos a los escenarios principales, que “Dios nos perdone”, pero queríamos disfrutar de pleno de Apartamentos Acapulco y de The Prussians. Y acertamos. Lo emergente siempre sorprende, y estas dos elecciones por parte de la organización fueron más que acertadas. Sonaron mejor Apartamentos que la semana anterior en el Órbita, bastante mejor. Cada vez tienen más adeptos y sin duda son una de las bandas a seguir. Su nuevo disco Nuevos Testamentos es una prueba irrefutable y “Scarlett” un himno generacional. The Prussians conjuga un sonido diferencial con una puesta en escena más que destacable. Sonido rollo Foals y, aunque las comparaciones son odiosas, parecerse a estos últimos es ya mucho decir.

Como vaso comunicante entre bandas granadinas, Maga desplegó en casa todas sus ganas renovadas de reivindicarse como lo que son, una de las mejores bandas nacionales, capaces de atraer a la religión “celeste” a cualquiera que le guste la música. A los sones de “Diecinueve” nos fuimos flotando hacia el escenario contiguo, donde nos esperaban J y los suyos, con Angelina de Apartamentos Acapulco como invitada a los coros.

Con LOS PLANETAS hay que detenerse, con ellos, se para el tiempo. La última vez que los vi en el Teatro Central fue un auténtico desastre. Pasaban de todo, se les olvidaron las letras, pararon canciones, etc., y los critiqué porque, a pesar de ser mi banda de toda la vida, no fueron profesionales. A la expectativa estaba, esperando que Zona Temporalmente Autónoma me los devolviera. Y, señores, el concierto que nos regalaron fue simplemente GENIAL. Estuvieron al nivel de cualquier súper banda mundial (The National, Radiohead, Phoenix, Interpol, Arcade…). Terminaron el concierto con “Segundo Premio” y “Pesadilla en el Parque de Atracciones”, y no me alejo mucho si a más de uno no estuvo a punto de salírsele el corazón y los pulmones por la boca, QUÉ BARBARIDAD.

Como fin de fiesta Sidonie, demostrando por qué no son “El peor grupo del mundo”, Fangoria, convertida en diva del festival y siendo la más aclamada de todos (cómo se conserva Olvido), y a los mandos y liándola, Daniless y Elyella djs, para terminar con el aliento de todos los más que satisfechos asistentes al festival.

Ya queda menos para Interestelar 2018, la próxima edición tendrá lugar los días 18 y 19 de mayo de 2018. Con carácter previo, tendremos a bandas emergente en la segunda edición del Picnic Interestelar los días 30 de septiembre y el 1 de octubre, totalmente gratis.

Fotos: Amalia Mesa/Armando Rendón

banner WIR