banner WIR

Entrevista a Él Mató a un Policía Motorizado: Reyes del pop

Por Ignacio Sánchez 0

Entrevista a Él Mató a un Policía Motorizado

Aunque sea mediados del mes de agosto en la capital sopla un aire fresco a las cinco de la tarde. No importa quedarse un rato al sol, es más, puede que en algunos momentos hasta se agradezca. He llegado antes de tiempo a mi cita con los argentinos Él Mató a un Policía Motorizado, quienes dos días después iban a comenzar su nueva gira por nuestro país con una actuación en el festival Sonorama Ribera. Aparece David, jefe de Limbo Starr, sello encargado de publicar en España La Síntesis O’Konor, el tercer LP del grupo y motivo por el que he quedado con ellos. Buscamos un sitio donde sentarnos y al poco aparecen Santi y Manu. Willy se encuentra en Barcelona y los otros dos chicos descansan un rato. Enciendo la grabadora y empezamos que hay mucho de lo que hablar.

Lo primero de todo es preguntaros que qué tal el viaje y la llegada a España.

SANTI: Muy bien. Hemos estado de gira por México en julio, después nos fuimos una semana de vacaciones a Nueva York, él estuvo en Argentina (Manu aka Pantro Puto), y nada, contentos de estar de vuelva aquí porque hace un par de años que no veníamos, así que entusiasmados.
MANU: Yo preocupado porque todavía no me han devuelto la maleta en el aeropuerto, pero supuestamente hoy la traían.

¿Pero es solo ropa o algún instrumento?

MANU: Sí, los pedales de la guitarra están ahí, entonces los necesito sí o sí. La ropa puede aguantar todavía. Y bueno sí, contentos. Ya estuvimos tomando unas cañas.

Ya vimos que estuvisteis en el Tigre.

SANTI: Mi bar favorito.

¿Lo conocíais?

SANTI: La primera vez que vinimos a España, que no tocamos, una amiga que vivía aquí nos llevó y fue justo cuando estaba cerrando, pero aún así empezó a sacar comida sin parar. Nosotros no lo podíamos creer, nos cayó un milagro.
MANU: Estábamos cansados, muertos de hambre y dijo Celina (su amiga) “venga, ¿cuántos somos? ¿Seis?” Y pidió seis cañas y nosotros le dijimos que queríamos comer no cañas, pero cuando empezó a sacar comida casi lloramos.

¿Es vuestra cuarta vez en España?

SANTI: La sexta. Hicimos cuatro giras, una vez vinimos solamente al PortAmérica y esta es la sexta vez. La primera fue en el 2010 con el Primavera Sound, en 2011 repetimos Primavera, después 2013 creo, con una gira en septiembre, y la última gira cerramos en el Primavera, tocamos en el Territorios Sevilla y en varias salas.

¿Cómo veis la diferencia entre el público de aquí y el de Argentina?

SANTI: La verdad que yo lo veo bastante parecido, al menos en lo que sucede cuando tocamos. Se crea como una conexión, un espíritu de celebración que es bastante similar. Yo lo que noto es que aquí, me da cosa decir esto pero, hay como más cultura musical en general, hay más información, más medios que ayudan que esa información llegue a los amantes de la música. En Argentina falta un poco de esto. Obviamente con internet es mucho más fácil acceder, pero siempre está bien que haya medios que difundan y que generen ese vínculo más allá de lo que pueda suceder con Spotify y todo eso, ¿no? El hablar sobre música, el análisis… eso lo noto en general, gente que conocemos, con la que nos cruzamos, con los que charlamos después de los conciertos. También hay una realidad que es vivir aquí en Europa, donde todo sucede: las cosas, las giras… Por ejemplo, hay bandas que nunca fueron a Argentina. No sé, por ponerte un ejemplo, el vivir el sueño del Primavera Sound y todo lo que pasa ahí. Nosotros somos muy fans del festival. A ver… son como momentos culturales que en Argentina faltan porque estamos bastante lejos de todo.

Porque entonces es que allí hay menos escena.

SANTI: Hay como una escena independiente fuerte, autogestionada, sin tanta difusión de los medios centrales, pero que a pesar de eso se ha consolidado algo muy grande e importante. Nosotros comparando nuestros inicios donde no había apenas escena, no sabíamos con quién tocar o armar una fecha. La verdad es que había una crisis, no solamente económica sino cultural porque ocurrió una desgracia que marcó al rock de Argentina que fue el incendio de una sala de conciertos donde murieron casi doscientas personas. Entonces fue una mezcla de todo, un momento muy oscuro, y la verdad que comparándolo con el momento actual es para celebrarlo. Siempre uno está reclamando un poco más: más difusión, no porque sí caprichosamente, sino porque la escena en sí se lo ganó. Se están celebrando festivales, ciclos, sellos nuevos con buenas propuestas que además mueven a un montón de público, si es que el público fuese justicativo para que estuviesen en los medios. Por ese lado estoy contento de vivir este momento, creo que hay muchísimo ambiente, pero a nivel general creo que estamos lejos de la infraestructura que puede llegar a tener la escena en España, en Estados Unidos…
MANU: El hecho de que existan festivales como el Primavera Sound, donde nosotros aprendemos mucho cuando vamos y vemos bandas que nunca podríamos haber visto, es importante y creo que esto es mucho más habitual aquí que allí, que llega como más esporádicamente. Y además la escena rockera argentina es más cerrada, como que tiene una identidad muy fuerte desde hace mucho y hace que no se abra tanto a otro tipo de músicas.

Festivales grandes ahora mismo solo caigo en el Lollapalooza.

SANTI: El Lollapalooza es nuevo pero es el que mejor cartel tiene así en general. Luego hay otros festivales como Personal Fest, el Pepsi Music, Quilmes Rock
MANU: El Music Wins.
SANTI: El Music Wins es un festival nuevo cuyo creador es un muchacho de aquí de Madrid. Fue con una propuesta más jugada, con un cartel que fuera diferente y la verdad que tuvo mucho éxito porque era necesario un festival así. No sé cómo le fue con los números, pero culturalmente fue importante, estuvo muy bien y fue mucha gente, más incluso que el BUE, festival que era la competencia y que tenía más apoyo de marcas y donde tocaban Iggy Pop o The Libertines.
Estos cambios culturales, esta nueva forma de consumo cultural lleva a que todo vaya sucediendo. Entiendo que para ciertos riesgos económicos los productores tengan sus reservas pero bueno, tiene que ver con una mezcla de varias cosas.
MANU: Yo creo que tiene que ver con los medios. Lo que salía en los medios eran los grupos o solistas que tenían una trayectoria de varias décadas, y ahora están saliendo chicos nuevos, bandas nuevas que están emergiendo en Argentina y eso está buenísimo, se nota ahí el cambio también.
SANTI: Pero los medios como que no acompañan eso, pareciera que se vuelven más conservadores con el tiempo frente a esta realidad de la cultura independiente o alternativa. Sobre todo lo noto cuando vamos viajando. Vemos que en otros países los medios sí que abren un poco el espacio, pero porque la cultura se lo pide y además es algo que merece ser contado, no por hacer un favor a alguien.

Que se os considere como unos abanderados en la escena de allí, en La Plata, ¿os supone un alago o presión?

SANTI: Presión no. Es alagador de alguna manera, pero la verdad que no lo hemos analizado. Sí que es verdad que nos llegan mensajes de bandas nuevas que nos tienen como referente y esa es la mejor parte. Es como un alago que lo que estás haciendo genere un vínculo. Algo que me gusta del arte en general es que están las cosas que te emocionan y las que te generan ganas de hacer cosas, y hay veces que un grupo o una obra puede conjugar todo esto, y la verdad que cuando nos dicen que somos una motivación para otros para mí es genial y me llena de orgullo, pero después nunca estamos analizando en ese plano de si somos o no abanderados o lo que sea.

Habíamos leído que tenías como referente a Deerhunter, no tanto a lo mejor por su música sino por la manera en la que hacían las cosas.

SANTI: Sí, nos gusta Deerhunter porque tienen esas conexiones con la música de los 90 que a nosotros nos enamoró de pequeños y vemos que hay un paralelismo en esa búsqueda de cierto lenguaje. Después musicalmente nos parecen genial y nos gusta cómo llevan a cabo su proyecto, cómo se muestran al mundo y lo que nos llega, por lo menos de lo que hacen ellos, sus personalidades y lo que uno llega a conocer de ellos así de manera superficial.

Otra banda que os gusta es Los Planetas. Conocisteis a Jota en el Primavera Sound del 2010 y coincidís con ellos en esta gira en el festival VdeValarés. No sé si habéis podido mantener algo el contacto estos años.

SANTI: Sí, los conocimos cuando vinimos la primera vez en aquel Primavera y la verdad que fue increíble, muy loco. Estaba ahí con Jota, y los dos estábamos muy tímidos en esa conversación algo torpe, pero supongo que tierna y graciosa. Y sí, siempre que venimos pasamos unos días juntos, tratamos de coincidir, y cuando ellos fueron a Argentina tocamos juntos. Charlamos de música, de fútbol, de cosas…

¿Y qué os ha parecido el disco nuevo?

SANTI: Genial. Son unos genios. Y me hice además muy fan de Grupo de Expertos Solynieve y los estuve escuchando mucho.
MANU: Tienen Los Planetas un tema que se llama “Seguiriya de los 107 faunos” que hace referencia a una banda mía, nuestra, de La Plata que se llama 107 Faunos.
SANTI: Jota cogió una canción, “Por ir a comprar”, le cambió la letra y la reformuló. Es una canción muy bonita de Los Faunos y su versión también es muy bonita.

Hemos empezado hablando de las veces que habíais venido de gira, y no sé si recordáis la última vez que lo hicisteis la movida que hubo en Sevilla con la queja del sindicato de policía local por vuestra actuación en el Territorios.

MANU: Sí sí (risas). Tocamos en el festival y todo muy bien, pero cuando fuimos a Barcelona, que teníamos otro bolo allí, empezamos a leer por internet quejas y gente que nos escribía que qué pasaba y nosotros no entendíamos nada.
SANTI: Twitter había explotado. 500.000 menciones y eran todo medios. Diarios y replicando.
MANU: Lo que pasó fue que el cuerpo de policía de Sevilla se había quejado a los organizadores del festival porque tocaba una banda con ese nombre y justo había pasado que habían matado a un policía motorizado.
SANTI: No sé si motorizado.
MANU: Bueno, un policía.
SANTI: Es importante el detalle (risas).
MANU: Bueno, pero a nosotros no nos llegó nada, solamente por la prensa.
SANTI: Yo me asusté un poco porque vi tantas menciones en todos los medios y llamé al chico de prensa que estaba antes en Heart of Gold, Fernando, para decirle si había visto que estábamos en todos lados y que qué teníamos que hacer porque estábamos lejos de casa y se empezó a reír y dijo “tío, estamos en todos los medios, es lo mejor que nos ha pasado”, y ahí me relajé. En Argentina, con la distancia, todo se hacía distinto. Hablaban que si nos habían detenido.
MANU: Presos en una cárcel en Sevilla.
SANTI: Fue dantesco (risas).

Venga, vamos ya con el disco: La Síntesis O’Konor. ¿De dónde viene el nombre? ¿Hay algún sentido/significado oculto?

En ese momento llaman a Manu, ¿será la maleta?, y aparece una chica argentina, fan de la banda, súper emocionada por ver a Santi.

SANTI: A ver, la síntesis como concepto siempre está presente como recurso en la banda, en las letras, en lo artístico, en lo visual… El juego de mezclar dos cosas que a priori son contrapuestas y generar esa síntesis, ¿no? Como los contrastes, se genera una tercera cosa. Eso como idea principal, pero básicamente la idea del nombre es generar un plano medio misterioso que corra del eje de lo que ya se presenta con las letras y con la música, lo mismo con la portada también. Es como generar una tercera dimensión frente a la obra que ya tiene sus planos definidos.

En relación con La Dinastía Scorpio, que salió casi ocho años después del debut, no habéis tardado tanto tiempo en sacar nuevo disco.

MANU: Sí, lo que pasa es que los EPs los tomábamos como discos y no como un EP al uso que parece que tiene un valor secundario.
SANTI: Trabajamos para los EPs tanto como con el primer disco, lo que pasa es que eran más cortos, siete canciones, pero cada uno de los EPs fue concebido como un disco, con su propio concepto y todo eso. Igual la diferencia entre el LP y el EP son solo unos minutos. Entre La Dinastía y este sacamos Violencia, que sí que tiene más el espíritu de un EP o maxi simple como lo llamamos nosotros. Pero la verdad es que cambió el ritmo de la banda con respecto a los comienzos cuando todos los años sacábamos algo, pero con las giras y el cambio de dinámica  se hizo que fuera más difícil y que tuviéramos que acomodarnos a la vuelta de las giras, para poder tener nuestro tiempo, nuestro lugar para poder componer y luego poder ir de viaje.

Porque la verdad es que desde que sacasteis La Dinastía hasta ahora el recuerdo que tengo es que apenas habéis parado de girar.

SANTI: Sí. No paramos nunca. Hemos parado ¿un mes? Quizás algún verano allí en Argentina.
MANU: Sí, en verano.

Es que siguiendo vuestras redes sociales se veían fotos de conciertos y más conciertos.

SANTI: Sí, eso fue como parte de la dinámica del grupo, la de tocar mucho, pero es verdad que con La Dinastía comenzaron las giras por Europa, por el continente americano, empezamos a viajar más a México, Estados Unidos, que eran cosas nuevas para nosotros, y además eran giras más extensas. Pero nosotros felices de que nos inviten a tocar, y cuando pasan estas cosas no las queremos dejar pasar. Nos gusta estar tocando. Es obvio que cuando estás dentro de una gira pues empiezas a sentir el cansancio físico y piensas que qué bueno sería tener un mes de vacaciones o una semana, pero luego cuando tengo demasiado tiempo libre me pongo nervioso y no me siento cómodo. Quiero estar encima del escenario tocando.

Sé que no se puede poner una fecha específica, pero aproximadamente ¿cuándo empezasteis a trabajar en este disco?

SANTI: Así a nivel tiempo los primeros ensayos comenzaron hace dos años, las primeras escuchas de las canciones, incluso cuando decidimos grabar Violencia estábamos trabajando ya las canciones de La Síntesis, lo que pasa es que eran canciones que nos gustaban mucho pero no sentíamos que estuvieran dentro de la dinámica en la que estábamos trabajando. Entonces decidimos grabar ese EP para no abandonarlas y luego volvimos a retomar la preproducción de La Síntesis. Obviamente no fueron dos años netos ya que hubo giras entre medias, pero sí que ha sido el disco al que más tiempo le hemos dedicado. Hubo un trabajo diferente al de los otros discos, que iban por el camino de un sonido más crudo y directo, más parecido a lo que era en vivo la banda, y en este fue más tipo laboratorio, fijarse en los detalles de manera más profunda, y la verdad es que estuvo muy bien porque se fue dando de manera natural. Para este disco le dimos una vuelta a las cosas, como que ciertas líneas instrumentales tuvieran un protagonismo que antes no tenían. Fue un trabajo que disfrutamos un montón.

Lo grabasteis a principios de este año.

SANTI: Sí, en entre enero y febrero.

Coincidió con una gira por México, ¿no?

SANTI: No. Había una idea de ir a México que al final no salió, pero sí salió ahora en julio. Lo que sí que hicimos fue una parada en Lima después de grabar el disco.

Vuelve a sonar el móvil. Tienen ganas de que sea por la maleta.

¿Y cómo fue la experiencia de grabar en Texas, en el desierto?

SANTI: Buffff. La técnica del estudio era algo nuevo para nosotros, con un estudio de esa envergadura, y eso fue increíble.

Parece que sí es la maleta de Manu.

SANTI: El técnico que nos grabó, Eduardo Bergallo, ya había ido a grabar otros discos allí, así que ya nos contaba cosas, porque en principio teníamos dos opciones: ir ahí o ir a San Luis, una provincia en el interior de Argentina que quedaba lejos, no tanto como Estados Unidos. La única diferencia que había era que en San Luis había que llevarlo todo, no había equipo ni instrumentos, y en el Sonic Ranch podíamos tener toda la colección de Tony Ranch, que es el dueño, y así no teníamos que llevar nada. Además tenían otra técnica. Presumen de tener la consola Neve más grande del mundo, con 80 canales, que la unió un japonés. Compró dos Neve de 40 canales y las unió. Una pertenecía a Madonna y la otra era del sello Motown, así que en una había grabado Madonna y en la otra Michael Jackson (risas). El fetiche del sitio. Pero la verdad que estuvo muy bien, más allá de que nosotros hubiéramos ido allí con las maquetas/demos bien cerradas. Empezamos a probar los instrumentos que había por el estudio, cosas nuevas de percusión como una marimba que está muy presente en “El Tesoro” y en “Postales Negras”, y todo eso le dio un color especial al disco que estuvo genial.

Me comentaba una compañera que el aire que se respira en este disco, si lo comparamos con La Dinastía, es triste.

SANTI: Sí, la verdad es que cuando lo terminamos y lo escuchamos, porque muchas letras las terminé allí en el estudio, algo que era raro porque nunca había ido a un estudio faltándome letras y estaba muy nervioso con eso pero bueno, creo que salió bien, pero sí, al escucharlo yo sentía que era muy melancólico, incluso hay una canción, “Las luces”, que no iba a estar en el corte final porque sentía que era la más melancólica de todas, no solo por las letras sino por lo musical, y yo la quería sacar porque no quería que quedara tan melancólico el disco (risas). A ver, yo me veo a mí mismo como una persona alegre que hace bromas todo el tiempo, pero me parece que no, soy una persona aburrida y triste.
MANU (entre risas): Hay algo en tu interior que quiere salir.
SANTI: El plano de las letras es en la que menos control tenemos, ¿no? Cómo que fluyen, van saliendo las palabras, las ideas. La verdad que no está muy planeado y va quedando así.
MANU: Eres como una antena.

Porque no sé si eres tú, Santi, el único que te encargas de las letras o los demás también tienen cabida.

SANTI: Bueno, como que siempre se las muestro a Manu primero y él me corrige.
MANU: Pero nunca me hace caso.
SANTI: Sí que lo hago (risas). Es mi corrector personal.

En La Síntesis O’Konor lo que se ve aún más que en el anterior es un sonido limpio. No sé si fue buscado aposta.

SANTI: No, lo que pasa es que este disco se pensó de otra manera, más parecido a lo que fue Violencia. Con La Dinastía Scorpio nos reunimos con Eduardo Bergallo, y él decía que en ese momento todos los discos parecían de laboratorio, muy de estudio, y nos propuso hacerlo como si el grupo estuviera tocando en directo, y esa idea nos gustó. Así, la mayoría de las tomas es la banda al completo en el estudio en Buenos Aires tocando en vivo, pero en La Síntesis fue todo lo contrario: más de laboratorio, más de ir por partes y pensarlas bien con su instrumentación, cuidando los detalles, y de esa manera se ha creado ese ambiente algo más cristalino, generando un contraste o respuesta a lo que fue La Dinastía Scorpio.
MANU: El hecho de haber trabajado en el disco durante tanto tiempo implicó que pudiéramos pensar mucho mejor los detalles. Los grabábamos, los escuchábamos y veíamos si una cosa iba bien o no. Hay varias canciones que fueron reformuladas como tres o cuatros veces hasta que llegamos al punto de sentirnos satisfechos.
SANTI: Incluso algunas que quedaron bien hicimos el esfuerzo de reformularlas para ver qué pasaba si tomábamos otro camino.

Lo que sí que vemos es que últimamente estáis usando muchas canciones instrumentales. ¿Hay alguna explicación?

SANTI: Sí, son en realidad todas las canciones que hace Busti. Las compone así sin letras, sin línea de melodía de voz, y están bien. Como que le da otro clima a los discos y a la banda en general. Cuando pensamos el nombre del disco, primero pensamos el nombre del disco y luego bautizamos la canción de Busti como “La Síntesis O’Konor”, haciendo un poco de tributo a “Pet Sounds”, que es también un tema instrumental y es la que le da el nombre al disco de The Beach Boys. Pequeña anécdota simpática.

Otro detalle curioso es el que tenéis con la palabra fuego que aparece en los títulos de todas las canciones que cierran vuestros trabajos. ¿Qué tiene el fuego?

MANU: Qué no tiene.
SANTI (risas): La verdad es que no empezó planeado, pero luego nos gustó la idea de cerrar con eso, pero la verdad es que no tiene mucha explicación. Me gustaría darle una explicación interesante pero no la tiene. Puro fetiche (risas).
MANU: Yo creo que la primera fue una coincidencia y después…

Una duda, en “Excálibur” ¿qué te dijeron?

SANTI (risas): No se sabe y nunca se sabrá.
MANU: Depende de la interpretación del oyente. Para cada oyente significará algo distinto.
SANTI: Sí, así está perfecto. (risas) La verdad que no quiero decir nada más porque si no el disco va a quedar más melancólico.

Cuando sacasteis vuestro anterior disco os entrevistamos vía mail y nos contaste que La Dinastía Scorpio tenía como algo misterioso y te gustaría sacar unos tebeos o cómics sobre eso. No sé si al final pudiste hacerlo.

SANTI: Nunca lo pudimos hacer, pero a ver si con La Síntesis puedo.
MANU: ¿Vamos a hacerlo?
SANTI: Sí.
MANU: Santi dibuja muy bien.

Ya, porque si no me equivoco los diseños de los discos son todos tuyos.

SANTI: Sí.

Porque te quería preguntar por el nuevo que es bastante diferente a todo lo anterior.

SANTI: Sí, me ayudó una fotógrafa amiga, Florencia Petra. Ella se sorprendió cuando la llamé y me dijo que si no iba a hacer un dibujo. Yo tenía la idea y el concepto de cómo quería que fuese, y quería que tuviese foto también, dentro del tema este de girar artísticamente en general, y ella me ayudó un montón. Fuimos a alquilar la ropa, conseguimos dos amigas que hicieron de personajes y estuvo muy bien, porque una cosa es lo que uno tiene en la cabeza, que siempre está bien, pero a veces al llevarlo a cabo falla. El día de la sesión estaba muy nervioso pero al final todo salió bien.

Oye Santi, nos hemos enterado que has grabado un disco en solitario.

SANTI: Lo grabé en diciembre del año pasado aprovechando que teníamos un hueco. Willy, nuestro batería, vino a España de vacaciones y como no estábamos tocando aproveché para grabarlo. Es algo que tenía pendiente porque son canciones viejas que se filtraron por YouTube y yo quise grabarlas. La verdad es que no sé cuándo van a salir.

Vivimos en una época donde todo se mueve por redes sociales. Antes todos tenían un Myspace, pero ahora con Facebook, Twitter, Instagram… Vosotros usáis mucho Instagram con sus historias. ¿Os gusta interactuar de esa manera con vuestros seguidores?

SANTI: La moda es Instagram ahora. La verdad que sí que nos gusta. Básicamente es como el lugar de promoción, anunciar un concierto, la publicación de un disco o una canción. Pero la verdad es que tratamos que siempre tenga su gracia, de aprovechar las historias para hacer pequeños cortos o pequeños anuncios con nuestro estilo y es divertido ver la respuesta que genera. Es como que se genera otro plano de la banda que también puede ser interesante, artístico y divertido. Aprovechando la gira por México empezamos a hacer una historia con el chófer que teníamos, Osiris. Al principio él no se enteraba, yo le grababa unos audios generando una interpretación a lo que estaba pasando, que en realidad era solo que él estaba tonteando con su móvil, pero bueno, le metimos algo de emotividad a la historia. Después ya sí que le hicimos actuar, diciéndole lo que tenía que contar, hasta que llegó a la cúspide la historia cuando conseguimos el testimonio de una actriz muy famosa en Argentina, Celeste Cid, que cerró la historia de manera inesperada y épica. La verdad que estas cosas nos divierten y tenemos algo más de tiempo para decir nuestras tonterías.

Dentro de esta gira que vais a empezar mucha gente se pregunta cómo es que no hay una fecha en Madrid.

SANTI: Tuvimos unas propuestas para tocar pero no nos gustaron mucho y nunca se cerró nada, pero la idea es volver pronto, todavía no lo sabemos, y hacer una fecha grande en Madrid. No sabemos si para otoño, invierno o primavera, pero intentaremos anunciarlo pronto.

Ya para terminar. Nos gusta preguntar a los grupos por bandas de su escena, bien que escuchen o que estén saliendo.

SANTI: La verdad que hay muchas propuestas variadas en Argentinas que son muy buenas. Las bandas que más nos gustan son Las Ligas Menores que van a sacar ahora su segundo disco y han estado en Coachella y ahora irán a México, Bestia Bebé, 107 Faunos, que son los de la canción de Los Planetas, Atrás hay truenos, Los Reyes del Falsete, Rosario Bléfari que es una histórica, en los 90 tenía una banda que se llamaba Suárez y ahora es solista, y bueno… suficiente.

Os recordamos que la gira del grupo tiene todas estas fechas aún por delante:

* 12 de agosto: ARANDA DE DUERO (festival Sonorama Ribera) – entradas
* 14 de agosto: LEÓN (El Día del Watusi)
* 17 de agosto: OVIEDO (sala La Salvaje) – entradas
* 19 de agosto: A CORUÑA (festival V de Valarés) – entradas
* 22 de agosto: SAN SEBASTIÁN (sala Dabadaba)
* 25 de agosto: GRANADA (sala Planta Baja) + Apartamentos Acapulco
* 26 de agosto: SEVILLA (sala X) + Apartamentos Acapulco – entradas
* 1 de septiembre: BARCELONA (sala Sidecar) + Sacramentos
* 2 deseptiembre: BARCELONA (sala Sidecar) + Sacramentos

Foto de portada por Ignacio Sánchez-Suárez.

banner WIR