Viña Rock 2018: Ticketea y colas interminables

Por David Casas 0

banner WIR

11:55 de la mañana. Miles y miles de usuarios pendientes de Ticketea, la plataforma que se encarga  de vender desde hace unos años las entradas para el Viña Rock. Entonces, volvió a suceder: el sistema de turnos colapsa, y las entradas más baratas desaparecen.

Parece una broma de mal gusto, pero no lo es. Las entradas de las miles de personas que acuden al Viña Rock dependen totalmente de Ticketea. El año pasado la plataforma se vio obligada a improvisar un sistema de turnos tras ver cómo sus servidores colapsaban. Un año más tarde, dicho sistema ha sido perfeccionado, no siendo tan vulnerable (con un bloqueador de anuncios la cola desaparecía, este año ha sido construido sobre queue), y ha logrado poner nerviosa a mucha gente, puesto que es más complejo de lo que parece.

Cola de Ticketea / Viña Rock 208
Muestra de la Cola de Ticketea / Viña Rock 2018

El sistema parece útil y eficaz. Espera a que la barra verde llegue hasta el final, indicador de que es tu turno, y, entonces, se abrirá la plataforma para que puedas comprar tu entrada. Suena fantástico, salvo por dos inconvenientes.

1- No sabes cuando será tu turno a ciencia cierta. La misma web indica que puedes cerrar esa pestaña, que tu turno seguirá igual. Pero… ¿Qué pasa si llega al final y no estás en ese instante? Fácil. Dispones de 6 minutos, y si no compras tu entrada en ese tiempo, pierdes tu turno

2- El segundo inconveniente es el más preocupante. Los estudiantes disponen del suficiente tiempo como para tener una pestaña abierta en el navegador. Y salvo contados casos, una persona que esté trabajando  desde el móvil puede hacerlo, o se lo puede pedir a un amigo. Así que, descartando el tiempo como inconveniente, ¿qué nos queda? El precio. El precio por el que adquirirás la entrada es una absoluta sorpresa. Puedes tener suerte, y ser uno de los elegidos para comprar tu entrada a 27’70. O puedes ser un pringao, hacer cola durante más de una hora, y encontrarte que tu entrada cuesta más del doble. Y no puedes hacer nada para remediarlo.

Viña Rock 2017 [Foto: Jose Javier Martinez]
Viña Rock 2017 [Foto: José Javier Martínez]

¿Es esta la manera correcta de hacer las cosas? ¿Hay alternativa?

Obviamente, no es la manera correcta de hacer las cosas si quieres tener satisfechos a tus clientes. Y sí, hay alternativa.

Este sistema por turnos es caótico, y genera malestar. Entras en una cola virtual en la que no hay un orden concreto, no sabes cuanta gente hay delante y cuanta detrás, y tampoco sabes cuanto pagarás. Tampoco se hace público el número de entradas a cada precio, con lo que el precio al llegar tu turno puede ser un palo a tu tarjeta desagradable. Y por si fuera poco esto, nadie te garantiza que un grupo de personas compren 5-6 entradas a un precio pequeño, y generen reventa (tampoco se puede hacer a una escala muy grande, puesto que se exige un DNI por entrada)

¿Alternativas? Modelos como el del Resurrection Fest, donde salen unas pocas entradas a la venta a precio bajo, y una vez se agota ese cupo se acabó. La siguiente hornada de entradas, días más tarde. Si no has llegado a tiempo, mala suerte, inténtalo de nuevo la próxima vez. La diferencia de precio no será tan grande.
Otra posible alternativa es erradicar esos precios tan baratos y generar un precio único (más elevado, naturalmente).  Esto evitará que todo el mundo vaya como loco a por las entradas tan baratas, evitando el colapso en la web, colas, y otros recursos.

Muchas cosas debe plantearse el Viña Rock tras el caos que supone la venta de entradas. ¿Una nueva plataforma? ¿Dividir el tráfico entre Ticketea y otra plataforma? ¿Nuevos modelos para gestionar peticiones de tanta gente? En sus manos está tener a sus clientes satisfechos, o simplemente continuar mirando por ellos mismos.

Viña Rock 2017 [Foto: Nerea Coll]
Viña Rock 2017 [Foto: Nerea Coll]
banner WIR