Crónica del concierto de El Último Vecino en Madrid (Ochoymedio Club)

Por María Gómez-Comino 0

 El Últlimo Vecino reconquista al público madrileño con su nuevo disco Primera Parte

La sala OchoyMedio Club de Madrid abría sus puertas el pasado viernes para recibir al público más “in” de la capital y alrededores para disfrutar del concierto de El Último Vecino teloneados por Putochinomaricón.

Eras las nueve y veintiséis cuando un chico millenial muy moderno en formas y modales subía al escenario para deleitarnos con hits como “No tengo wifi” o “Gente de mierda”. Es Putochinomaricón, un desconocido para muchos y un ídolo para otros. Chenta Tsai es el joven que hay detrás del proyecto y que intenta conquistar a golpe de letra pegadiza y base electrónica. Podríamos decir que se acerca al mundo de la performance y nos podría recordar, salvando las distancias, a grupos como Ladilla Rusa o Las Bistecs. A Putochinomarción todavía le falta cocción pero hay que agradecerle sus canciones alocadas y divertidas para una noche de fiesta.

Las diez de la noche y el telón se abría para dar la bienvenida a El último vecino que abrieron con “Antes de conocerme” de su disco Voces. Los catalanes con una pose totalmente ochentera y en su estado de trance habitual enlazaban con “Una especie de costumbre” y “La entera mitad”. Los catalanes muy agradecidos y con cierta alucinación por hacer sold out en Madrid. Sonó “Un secreto mal guardado” de su último disco Primera parte y “Otra vez asustado”. Esta última, personalmente, es uno de sus temas más impecables con una simbiosis perfecta entre letra y música. Cinco años de duro trabajo que han dado su fruto y canciones como “Culebra, columna y estatua”, “Mi chulo” y “Tu casa nueva”, tres grandes hits de la banda que reservaron para la mitad del directo y con la que se terminaron de meter al público en el bolsillo.

Gerard, con su particular acting y sentir de las canciones, era una entrega continua con cada una de ellas. Un ejercicio, por su parte, de tener a los asistentes pendientes de cada uno de sus movimientos. Las melodías recurrentes que nos recuerdan a The New Order o The Drums y una sonoridad ochentera que en algunos momentos nos evoca a grupos patrios como Golpes bajos continuaban sin dar tregua. A golpe de sintetizador y punteo de guitarra afrontaban la parte final del concierto con temas como “La Selva”, “Los Ángeles” y “Tú no estás asustado”, que cerraba la visita de los catalanes con un directo que no defraudó al público madrileño, pero que sí nos supo a poco.

 Galería del concierto de El Último Vecino en Madrid

Fotos por Ignacio Sánchez-Suárez.