Crónica del concierto de Zahara en Madrid (sala La Riviera)

Por María Gómez-Comino 0

Zahara conquista el espacio interestelar con su directo ante una repleta Riviera.

Tras más de diez años de carrera y más de seis discos en el mercado (entre rarezas, EP y LP) lo de Zahara ha sido un trabajo de fondo que ella misma recordaba ante el público de la Riviera de este viernes. Las cincuenta personas que hace diez años la acompañaban en la sala Búho Real se han convertido en dos noches mágicas en la sala La Riviera de Madrid, una de ellas llenando por completo.

“David Duchovny” (Astronauta, 2018) fue la canción elegida para comenzar el concierto, para continuar con “Inmaculada decepción” (Santa, 2015) y “El Fango” incluida en su último trabajo. Un bloque lleno de energía y garra en el que Zahara junto a la banda estaban entregadísimos desde el minuto uno. Ataviados en unos monos de astronauta confeccionados por el diseñador Moisés Nieto y con una puesta en escena mucho más concienzuda y elaborada que en anteriores giras, aportaban ese empaque que redondea todavía más un concierto.

La ubetense tiene chispa, algo de magia que conecta con los presentes tanto en su faceta de show-woman como dejándose la piel con cada uno de sus temas como con “Big Bang” (Astronauta, 2018), un momento lleno de emoción que compartió al micro con Miguel Rivera (Maga), al que podemos escuchar también en la versión de la canción dentro del disco. A partir de este tema se iba progresivamente oscureciendo con mucha garra para llegar a “Crash” y “Camino a L.A.” (La Pareja Tóxica, 2011), y desde las tinieblas resurgir con “Guerra y Paz” y “El Astronauta”, dos canciones luminosas tanto en lo propiamente musical como en lo que se dicen en ellas.

Llegábamos al ecuador del concierto para presenciar a la Zahara más íntima y personal. Ella sola en el escenario junto a su inseparable guitarra nos ofrecía un monólogo digno de stand up comedy y tres joyitas musicales: “Adjunto foto de café verbena”, “Lo Tuyo” y “Con las ganas” (La Fabulosa Historia De… ,2009) en la que la delicada y desgarradora voz de la artista llenaban el silencio de un público admirado ante lo que estaba aconteciendo.

Afrontábamos la recta final con sus temas más dance, los que hacen que el público se deje la garganta y que así sucedió. “La Gracia”, “Bandera Blanca” y “Caída Libre”, canciones más electrónicas, con una energía muy buenrollera que solo pueden hacer que te vengas arriba. “El Deshielo” (Santa, 2015), una de sus canciones más luminosas y positivas, fue la encargada de cerrar el concierto antes de los bises.

La banda al completo, además de ser acompañada por los músicos que han grabado Astronauta en Gales, volvieron a pisar el escenario para deleitarnos con la versión de “Senza un perché” (Primera Temporada, 2018) y “Hoy la bestia cena en casa”, cuya letra ha sido analizada por media España y es el tema del momento. Cuatro minutos de electropop en los que Zahara acompañada por cuerpo de baile bajó del escenario para poder bailar rodeada de sus fans y acabar el show alzada como una gran vedette.

Zahara se ha ganado a pulso el respeto y cariño del público consiguiendo sumar adeptos a su sello tan auténtico y personal. Esperamos que su viaje interestelar siga brillando tanto como la pasada noche.

Galería del concierto de Zahara en Madrid

Fotos por Ignacio Sánchez-Suárez.

Web Hosting