Entrevista a Airbag: Diversión en estado puro

Por Ana Rguez. Borrego 0

entrevista a Airbag

Y no es una exageración en absoluto pues siempre te señalaran eso sus fans: la capacidad de Airbag para la diversión en estado puro a través del rock y del punk. Esos mismos que, cada vez que anuncian un concierto se apuntan a ir porque saben que la noche promete y que será de esas que te dejan con una enorme sonrisa. Una especie de terapia que no deja de ganar adeptos, algo que jamás debemos olvidar, pues ¿cuántos grupos pueden decir que su masa de seguidores no deja de crecer veinte años después?

Si aún no has descubierto a Airbag, sientes curiosidad o quieres confirmar ese don que tiene este trío malagueño, te recomendamos que no te pierdas el concierto de este viernes 10 de mayo, en La Riviera de Madrid (entradas). Sabemos que las redes sociales se van a llenar de publicaciones sobre este concierto y que más de uno saldrá pidiendo una nueva fecha 😉

Entrevistamos a Adolfo Díaz, voz, guitarra y compositor, para descubrir cuál es la clave de su éxito. Aunque sospechamos que hay algo que no pueden contar: es la magia del directo.

Volvéis a Madrid después de los dos sold out en la sala Caracol, el pasado mes de noviembre. ¿Qué va a ser lo próximo para Airbag?

Bueno, lo próximo es lo del viernes que viene, que es ir a tocar a una de las salas con más aforo de Madrid. Ya habíamos tocado allí alguna vez, pero teloneando a grupos más grandes como Los Planetas. Lo próximo es eso, intentar ir a una sala más grande nosotros solos porque el objetivo es que no se quede nadie en la calle como pasó en noviembre, que tuvimos que hacer dos fechas en Caracol, una sala más pequeña con un aforo de unas 500 personas. Al final se agotaron las entradas antes del día.

El objetivo era ese, que para la presentación del disco pudiera venir todo el mundo que quiera.

Tengo la sensación de que sois un grupo muy de directo.

Sí, sí, nosotros hemos defendido todos los discos desde el principio tocando mucho en directo. Ahora igual seleccionamos más, porque ya llevamos mucho camino recorrido, pero al principio los 2-3 primeros discos tocábamos en todos los lados. Sacábamos el disco y no hacíamos ningún tipo de criba o selección: tocábamos en todos los sitios que podíamos. Nos llamaban y ahí tocábamos.

Y ya con la edad y con el tiempo, lo que hacemos un poco es seleccionar, ir a las ciudades principales y a los festivales que más nos gustan o que más nos convengan. Pero sí, seguimos siendo un grupo de directo que es lo que nos gusta hacer, cantar las canciones cara a cara con el público.

Un poco al hilo de lo que comentas, el disco anterior lo publicasteis hace 4 años. Tampoco es extraño porque el penúltimo también fue más o menos así, así que entiendo que también os tomais el publicar nuevo material con más tiempo.

Sí, porque es un cúmulo de cosas. Al principio es todo más urgente, más rápido. Éramos muy jóvenes y teníamos más tiempo que ahora. De todas maneras, nunca hemos sido un grupo que nos guste sacar muchos discos seguidos. Entre el primero y el segundo disco ya pasaron 3 años, 2000 el primero y 2003 el segundo, y en el siguiente dos, que fue en 2005.

Lo que pasa es que ahora se juntan un cúmulo de cosas que nos hacen tomarnos las cosas todavía con un poco más de calma. De todas maneras, también las giras se alargan más, con el tema de los festivales de verano: al final sacas un disco y estás de gira dos años y medio, fácilmente.

Nosotros también necesitamos un tiempo para parar, componer más tranquilos. Como no tenemos ninguna prisa en sacar el disco, porque no tenemos presión de discográfica ni económica, no dependemos de esto solo para comer. No tenemos necesidad de sacar un disco rápido.

Tampoco como oyentes nos suelen gustar grupos que sacan muchas cosas seguidas, porque al final les pierdes la pista. Suele pasar que quien saca muchas cosas seguidas, pues al final pierde un poco de calidad, un poco la criba, saca lo primero que se le pasa por la cabeza, y al final es una bajada de calidad, salvo excepciones.

El llevar 20 años en activo, que era lo que se celebraba en los conciertos de la Caracol, ¿no os pesan de alguna manera? ¿Os dan vertigo?

Hombre, nos pesan en la edad porque no somos máquinas. No es lo mismo tocar con 20 años que con 40, y eso lo notas sobre todo en lo físico, porque nosotros mentalmente seguimos siendo un grupo muy parecido. Nos siguen gustando las mismas cosas, y prácticamente hacemos cosas muy parecidas a lo que hacíamos a los 20, en cuanto a gustos musicales, hobbies, lo que nos gusta hacer en la vida.

Pero físicamente claro que se nota. Tienes que cuidarte, tienes que hacer un poco de vida en función de la edad que tienes. Tienes que tenerlo muy presente.

Siempre se os señala como un grupo friki. ¿No os cansa un poco a veces?

Cansarnos no nos cansa, porque más o menos sabemos las referencias que tenemos. La gente a quien les gusta simplemente ya Star Wars, ya muchas veces te dicen friki. Y digo yo, a ver, a quién no le gusta ya Star Wars. Es más friki al que no le gusta, para mí.

Lo entendemos un poco, el que nuestro grupo se catalogue de esa manera, y no nos importa mucho. En principio, escribimos sinceramente de lo que nos gusta. Me preocuparía si forzáramos un poco eso, si no nos gustara mucho ese universo y con tal de hacer letras de ese tipo, como para que nos encasillen en cierto tipo de grupos y tal, hacerlo forzado. Pero como es una cosa que nos sale naturalmente, pues no nos importa lo que diga la gente.

Sé que para un cierto tipo de gente tenemos un micromundo un poco friki, un poco cerrado. La única pena, a lo mejor, es que hay gente ajena a este tipo de gustos que no pilla bien las letras. Por ejemplo, a veces un chaval escucha la canción “Cubo de Rubik”, que hace la comparación de una chica con la dificultad que es hacer un cubo de Rubik, y no entiende la letra porque no sabe lo que es un cubo de Rubik. O cosas parecidas, cuando hacemos canciones con metáforas, comparaciones con ciertas series de televisión, cine un poco más rebuscado, o citamos cierto autor, o lo que sea. Eso sí que entiendo que mucha gente se quede un poco fuera de juego porque no entienda bien alguna de las referencias. Y me da un poco de pena por eso, porque a lo mejor estamos supercontentos con una letra pero lo mismo a alguien no le dice mucho más porque no sabe de lo que estamos hablando. 

Pero por lo demás nos da igual

Algún medio ha tachado el disco como melancólico, pero yo, en cierto modo, lo veo algo distópico, especialmente en canciones como “La fuga de Logan”

Bueno, no creo que sea futurista. Por lo menos es lo que aquí estamos viviendo desde hace ya tiempo, día a día. La canción ha salido un poco por eso, porque lo vemos día a día y tenemos ciertas amistades, familiares… que lo están viviendo desde hace años. Ese éxodo, digamos, de gente que está preparada pero no encuentra su lugar aquí y se tienen que ir forzadamente.

De este disco ya han dicho varios medios cosas un poco dispares. Por ejemplo, citan mucho que es un disco nostálgico, y por ejemplo, en “Eleven y Mike”, sí que puede haber una cierta nostalgia porque habla de una relación preadolescente, de cuando alguien es niño, tiene 13 años, empieza a descubrir las relaciones especiales un poco, la amistad fuerte, y evidentemente esa sí que tiene una carga nostálgica. Quizás a lo mejor “Memoriax 500”, que tiene un tema parecido sobre una relación pasada y habla de un medicamento mágico que de repente te borra los recuerdos, sólo los que tú seleccionas. Puede tener también un aire futurista o de ciencia ficción.

Quizás esas son las dos canciones en las que puedo detectar algo de nostalgia. No sé, porque las demás canciones hablan bastante del presente, como “La fuga de Logan”. Sí que es verdad que tiene cierto punto de melancolía canciones como “El Puente de los Alemanes“, por ejemplo. Pero vamos, son canciones de presente, en ningún momento estoy hablando de pasado.

Quizás es un cuestión de planos de interpretación. Sí que puede haber un punto nostálgico, basado en la idea de que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero también hay que tener en cuenta que ahí influye que esas personas crecen y cambian, porque los intereses cambian. En cuanto al aspecto distópico, “La fuga de Logan” y “Memoriax 500” son un buen ejemplo, pero es paradójico porque es un futuro real que ya estamos viviendo.

Sí, yo creo que al final la conclusión que saco es que es un disco un poco variado. Tiene un poco de todo, de mirar al pasado, de mirar al futuro, tiene presente, con una carga social, como el primer single, “El centro del mundo”, o “La fuga de Logan”, que tiene también un poco de carga cotidiana, de algo que vemos día a día, pero que en realidad tiene un trasfondo social. Y luego están las canciones más clásicas de amor, desamor… Y un disco que habla mucho de personas perdidas, intentando encontrar su lugar, que también es una cosa que vemos mucho en gente de nuestra edad, y un poco más joven. Son gente que desde que sale de la universidad, digamos, hasta que encuentran su sitio, pues tardan mucho o igual tienen que huir. Son canciones como “La fuga de Logan” o “Cita en Honolulu”, que de lo que habla, está disfrazado de algo muy naïf, muy rollo tropical, surfero, pero en realidad habla de alguien que está buscando su sitio en el mundo y al final lo encuentra y se queda para siempre donde encaja.

Y “El Puente de los Alemanes” es un poco igual: una chica perdida que tampoco sabe muy bien dónde ubicarse. Es una historia cantada en presente, a raiz de ver a una chica andar por la calle y un poco imaginarte su historia, sin conocerla.

Al hilo del primer single, pensaba en la situación actual de los grupos nuevos, con las redes sociales, frente a vosotros, que, claro, surgisteis hace veinte años e hicisteis el proceso habitual de entonces: maquetas, tocar mucho en directo, la radio… ¿No os da la sensación de que hay procesos que se aceleran y que quizás las expectativas se magnifican?

Nosotros tenemos la sensación de que estamos aquí un poco fuera de onda, porque somos de la generación anterior, que nuestro primer disco salió cuando no existía internet, o empezaba, Yo recuerdo un manager de un grupo grande con el que tocamos, que justo cuando sacamos el disco nos dijo “joé, tío, cómo moláis, pero habéis salido en el peor momento que puede salir un grupo” Porque decía que iba a cambiar todo y, bueno, no sé si hubiéramos sido más o menos empezando en otra época, pero sí tuvo un razón en que todo cambió muy rápido. Así que nosotros que somos un grupo que seguimos vivos, entonces nos hemos tenido que adaptar a los tiempos, y en muchas de estas facetas, de redes sociales y tal, aunque estamos todos puestos y sabemos usarlas, sí que es verdad que a veces nos sentimos un poco fuera de onda. Porque es imposible que nosotros manejemos las redes sociales como alguien que ha nacido ya en esa era, con eso. Lo hacen naturalmente. Es como en nuestra época cuando le tenías que explicar a tu padre como funcionaba el video VHS, o el DVD, algo así.

No sé si es mejor o peor, creo que cada uno echa de menos lo que no tiene. Hablando con grupos así, mucho más jóvenes, ellos se nota como que dicen “es que antes era diferente, antes la gente compraba música, antes era como más real la cosa, ahora es más virtual todo“. Y nosotros echamos un poco de menos eso, ahora se hace superrapido todo. No te sé decir si es mejor o peor o si es malo que un grupo crezca rápido. No sé, porque cada caso es diferente, y lo que creo que se cumple en casi todos los grupos, suba rápido o suba lento, es que lo más difícil es mantenerse. Porque perdurar en el tiempo y mantenerse sin perder público, e incluso ir ganando poco a poco, yo lo veo supercomplicado en todo tipo de grupos. En veinte años ya he visto muchos grupos subir, bajar, desaparecer… es lo más difícil mantenerse.

Con este, Carlos Hernández ya os ha producido cuatro discos. Revisando su Instagram me llamó la atención que él decía que no sabía si siempre estaba a la altura de lo que vosotros esperabais. ¿Qué os aporta como productor?

Supongo que lo dirá echándonos flores, o que después de trabajar con nosotros en cuatro discos que igual no sabe ya si nos sorprende. Nosotros lo hemos elegido otra vez porque primero es un productor que nos encanta, nos entiende muy bien, nuestras influencias, cómo queremos sonar, y sobre todo cada disco lo hace diferente, no es el típico productor que hace un disco, tiene una manera de producir y que todos los discos los hace prácticamente con la misma producción. Él adapta, lee entre líneas y sabe aportar. Por ejemplo, en Manual de Montaña Rusa escuchó la maqueta y supo que era un disco más pop y que la producción tendría que ser mucho más pop, y así lo hizo. Y luego Gotham te necesita, que es el siguiente, es totalmente diferente, suenan mucho más las guitarras, mucho más rabiosas, suena todo un poco más duro, más directo, más crudo, con menos arreglos. Y con este lo mismo, ha hecho una producción que no es ni el uno ni el otro, ni el anterior.

Tú escuchas una canción de uno de sus discos en un bar y más o menos por la producción, aunque no te acuerdes de en qué disco viene, si te acuerdas un poco del sonido general del disco, la puedes ubicar. Y eso es lo que nos gusta, que cada disco tenga una personalidad propia, un poco que no suenen todos los discos exactamente iguales, porque ya nosotros somos un grupo limitado, de tres personas nada más tocando, y no tenemos a lo mejor la oportunidad como otros grupos de variar mucho más, porque tengan más riqueza de instrumentos, gente tocando…

Y la otra razón es que ya es amigo nuestro, nos conocemos muy bien y tenemos una relación muy estrecha, entonces hay cosas que no hace falta decirlas. Estamos en un momento en el que queríamos un poco de comodidad, de hacer las cosas tranquilos, sin ningún tipo de sobresalto, sabíamos lo que queríamos, grabar aquí en Málaga y que él viniera aquí, y creo que acertamos porque estamos muy contentos.

Al hilo de la comodidad, casi todo los discos los publicasteis con Wild Punk, porque además la experiencia con multinacionales no os convenció en su momento [Ensamble Cohete se publicó en El Ejército Rojo, que era de BMG]. El caso es que el anterior lo sacasteis con Sony y el este último ha sido con Sonido Muchacho. ¿Hubo alguna exigencia marciana por parte de Sony para que cambiarais de discográfica?

En ese sentido, nosotros en Sony estábamos muy cómodos porque de exigencias marcianas no había nada. Nosotros fichamos con Sony una vez ya habíamos grabado el disco, o sea que artísticamente no podían meter mano en nada, ni quitar una canción, meter otra, hacer otra más radiable… O sea, no se metieron para nada. El disco estaba hecho cuando nos ficharon, les gustó, nos dijeron que si queríamos fichar y quisimos dar el salto porque Sony tenía muchas mejores prestraciones en cuanto a distribución y promoción que Wild Punk. Lo hicimos y salimos contentos con el trabajo que hicieron en esos temas, que era lo que nosotros le pedimos a una discográfica. No pedimos nada.

Lo que pasa es que luego llegó, cuando estábamos planteando sacar el nuevo disco otra vez con Sony, la oferta de Sonido Muchacho, que la verdad es que era un sello que ya nos gustaba por los grupos que saca, por la manera que tiene de trabajar, el posicionamiento que tiene ahora mismo, y la verdad es que fue una oferta que no pudimos rechazar. Sobre todo por las ganas que les vimos de querer sacarnos. Nosotros nos guiamos mucho por la gente que realmente te demuestra que tiene ganas de trabajar contigo, porque si es así, si tiene ganas, si le gusta el grupo, es lo que hace que al final se trabaje bien.

Y así lo hicimos. Nosotros con Sony acabamos bien, no teníamos ninguna queja sobre su trabajo.

Después del concierto del viernes, ¿qué planes tenéis de girar? Estáis confirmados por ahora en el Low, el Ebrovisión y el Oh See Festival.

Hay también uno en Italia, en julio, que se llama Punk Rock Raduno, que está especializado en música punk rock, y viene gente de todo el mundo a tocar. Y estamos en alguno más pero no me atrevo a decirlo porque no se pueden anunciar todavía.

Yo pensaba que estarías en el CanelaParty, dado que Álvaro Fernández Maldonado es el diseñador de la portada del disco.

Ya, pero es que el Canela tiene como una regla no escrita de que no repiten grupos. Nosotros ya repetimos en realidad, pero fue por un motivo especial. Cumplían 10 años, y el motivo por el que repetimos es que hicieron una selección de grupos que ya habían tocado y por primera vez repitieron grupos como Nueva Vulcano o nosotros. Pero somos de los pocos.

Y por eso yo creo que no volveremos más porque si siguen con esa regla, evidentemente no creo que volvamos, a no ser que haya algo especial. De todas maneras, son muy amigos nuestros, son gente con la que salimos. Muy amigos.

Por último, para aquellos que aún no os conozcan o que estén dudando si ir al concierto de La Riviera. ¿Cómo les convenceríais?

Pues que vengan porque va a ser un concierto superespecial para nosotros y supongo que para la gente que venga a vernos. Nunca hemos tocado en un sitio tan grande así, en Madrid, organizado por nosotros. Que vamos a llevar de invitados a Axolotes Mexicanos, que también van a estar superdivertidos y que, bueno, va a ser una de esas noches históricas, como ya lo fue la de la sala Heineken, que se grabó en DVD, o la del Ochoymedio de cierre de gira del pasado. Son noches que, al final, se quedan para el recuerdo, por lo menos para nosotros: nos emocionan mucho y siempre son conciertos especiales. Y luego la gente, por lo que nos cuenta también, “joé, menos mal que he venido“, “menos mal que estuve“… Yo creo que si hay un concierto de la gira que es para ir y no perderse, es éste.

___

La fotografía de portada es de Javier Rosa

Web Hosting