Primavera Sound 2019: Lo mejor y lo peor

Por María José Bernáldez 0

Primavera Sound 2019: Lo mejor y lo peor

Comenzamos a repasar todo lo que ha dado de sí esta edición del festival.

Mientras terminamos de poner en orden todo lo que ha pasado estos días en el Primavera Sound (del miércoles ya os dimos un avance), no podemos dejar pasar la ocasión de aprovechar las últimas horas del domingo para contar los highlights de esta edición.

Lo mejor del Primavera Sound 2019

  • La diversificación de estilos ha traído la diversificación de público. Digno de un estudio sociológico, cada cambio de escenario ha significado un cambio radical en la gente que tenías alrededor. Aporta mucho a un festival esta variedad: algunos lo contarán en algo tan antiguo como un blog, otros lo harán por stories de Instagram.
  • Esto también ha provocado menos colas (en general, porque Mordor es y será fiel a su nombre) en baños, barras, etc.
  • Este año (décima edición de la que escribe) se ha notado también un cambio en la actitud del público. Otras veces era insoportable ver conciertos con todo el mundo pajareando alrededor. O bien algunas propuestas quedaban descafeinadas por la poca motivación del público. Pero este año en los conciertos que se debería exigir silencio por ley (Low, por ejemplo) no se escuchaba ni el vuelo de una mosca. Y, por primera vez en mucho tiempo, he visto gente bailar, BAILAR, en el festival.
  • A pesar de que es una mínima inconveniencia cargar vaso para arriba y para abajo todo el tiempo, ha sido divertido el sistema de premio por recogida y daba la vida ver lo limpio que estaba el suelo a cualquier hora. También ha sido entretenido ver los carteles de todos los años, buscar el vaso de tu primer festi o de aquel que significa algo especial para ti. Sirvió para mucha mucha interacción entre desconocidos (se podría haber montado un Tinder, ahí dejo la idea de negocio para otra ocasión, de nada)
  • La carpa Heineken, a pesar de que podría haber terminado muy mal por el calor infernal, ha aportado mucho mucho al festival en cuanto a maneras distintas de vivir un concierto. La sudada te la pegabas y a alguno hasta se le aparecería la Virgen de Fátima, pero no cambiamos por nada los conciertos que pudimos ver dentro, en el top 10 del festival.
  • La IPA que han traído este año.
  • Mejor gestión del trasiego de público. En los momentos de Trashumancia que antes parecían batallas campales, se veía claramente que ya no había peligro de muerte.
  • El césped de la zona conocida como Mordor y su nivelación. Perfecto. Un 10. Por favor, todas las ediciones esto.
  • El sonido del escenario Adidas. El del Primavera. El del Ray-Ban.
  • La pasarela que te permitía acercarte bastante al escenario de la playa con la arena sin tener que llegar a pisarla y terminar con arena hasta en las orejas.

Lo peor del Primavera Sound 2019

  • La poca mezcla del público. Una pena que cada estereotipo de público se quedara en su concierto y no se vieran más barbas canosas en Lizzo o más faldas vaporosas en Primal Scream. Arriesgad más. Escuchad cosas fuera de vuestra zona de confort. Merecerá la pena.
  • El sonido lastimero de algún concierto en Mordor. Interpol y Courtney Barnett podrían haber sonado más intensos, pierde fuelle la cosa por algún sitio. Quizá sea cosa del grupo (por ejemplo, en Built To Spill pasa todas y cada una de las veces que tocan), pero es una lástima que un concierto pierda puntos por algo así después de tantos años.
  • Que se agotaran las IPAs. Que sólo las hubiera en determinadas barras.
  • Que ya se ha acabado hasta el año que viene (Pavement ya confirmados).
Web Hosting