Web Hosting

Crónica de Alan Turing/Alozeau + Laura LaMontagne & PicoAmperio + Espacio Profundo

Por Marcos Gendre 0

La noche del viernes 27 de septiembre fue la fecha escogida para una sesión muy especial en ese templo de la electrónica barcelonesa conocido por Màgia Roja.

Desde su estratégica ubicación clandestina, la logia del 2.0 albergó a tres propuestas radicalmente opuestas, que invitaron a un hermoso brainstorming creativo sin aranceles con los lugares comunes.

Bajo dicho prisma de acción, los destinados a abrir fuego fueron Alan Turing y Alozeau, binomio terrorista de lo convencional que empapó la sala en un decimonónico drone oceánico, remarcado en la trompeta guía, que iba marcando los biorritmos de una cabalgada donde la consciencia afrofuturista del Miles Davis de “In A Silent Way” (1969) fue sumergida en un mar de electricidad expansiva. La confluencia entre el noise magmático y la deriva ambient de los vientos confluyó en una experiencia de lisergia hidropónica, donde no cupo más opción que rendirse a sus exuberantes propiedades curativas. En total, cuarenta minutos sin pausa, donde las ondas de la improvisación descifraron momentos de profunda estimulación artística.

Laura LaMontagne & PicoAmperio.

La segunda apuesta de la noche recayó en Laura LaMontagne & PicoAmperio, que arrancaban su mini-gira catalana desde este lugar habitual de encuentro para artistas como Björk y Arca. Tras este concierto, llegarían otros dos encuentros sobresalientes con el dúo gallego en el Miscelánea y en el Parque de Bellvitge, de Hospitalet. Pero fue aquí donde pudieron liberar en todo su esplendor la faceta más electrónica de su repertorio.

Armados en torno a las orgánicas bases propulsadas por PicoAmperio y su sutil scratching de pulsión ambient, fueron construyendo canciones de proyección piramidal como “Ondas do mar de Vigo” o “A xustiza pola mán”: dos de los puntales de un repertorio mega cromático, en continuo estado de crecimiento y metamorfosis, que no lleva más de cuatro meses, y del cual también pudimos vivir inyecciones de hip hop tecno o lírica de atmósfera loopeada como en la subyugante “Banharemonos nas ondas”.

Apoyados por las impactantes videocreaciones de Laura LaMontagne, el concierto cobró una dimensión sónico-visual de poder hipnótico, donde su inaudita perspectiva del folclore gallego arreció en múltiples formas de vanguardia y reforestación cibernética.

Espacio Profundo.

Para cerrar el festín, Espacio Profundo se lanzó a una embriagadora deslocalización de las líneas marcadas que encierran conceptos como «belleza» o «fascinación». Lo suyo fue un viaje hacia la oscuridad, apoyado en voces sampleadas de sonoridad cercana a Diamanda Galas, donde espasmos de musique concrethe en vivo ampliaban las entrañas de una música sin relieves ni formas delimitadas. Pura abstracción donde el arrojo atonal y la búsqueda de texturas ambient-noise reforzaron un crucero de extrañeza deslumbrante.

En definitiva, tres taras de excepción dentro de la híper poblada jungla de la música de hoy en día que, desde sus perspectivas tan personales, dieron lugar a una noche que siempre será recordada por los privilegiados que pudieron vivirlo en sus carnes.

Web Hosting