Crónica del concierto de Toteking en Madrid (sala La Riviera)

Por Ana Gadea 0

El sevillano se retira a descansar tras una extenuante gira.

Punto y final. Toteking se va a descansar con los deberes hechos. Su tan ansiado final de gira en Madrid fue como se espera del directo de uno de los referentes del género: una bomba. Desde el primer minuto con la motivadísima salida al escenario de Dj Nexxa, para ir calentando al personal, hasta los últimos saltos del show, dos horas después, se dejó constancia de quién es el Rey.

Tote, arropado por su hermano Shotta como corista, arrancó con “Woh (part 2)”, tema que abre ese Lebron que ha conseguido que el sevillano firme canciones redondas e incisivas. Toma de contacto para disparar la gloriosa “Mi política” (que alguien diga que no es de los mejores temas que los de Alcántara han firmado nunca) y una coreada “Libera el estrés”. Parecía que había prisa por meter cuantos más temas mejor en el tiempo estipulado y cuando las primeras gotas de sudor hacían acto de presencia cayeron “Salvaje” de Shotta o “Ahora vivo de esto”. Triples a una mano, entrada rápida al tablero y mate con “Woh”. ¿Qué llevamos? Diez minutos.

Por el momento parece que se quiere llegar a la victoria por la táctica de tirar de clásicos. “Ni de ellos ni de ellas” aparece y las dos mil personas que llenan La Riviera corean levantando sus brazos al unísono. Para todas las que no soportamos el buenrollismo de Mr. Wonderful o los coachs motivacionales el sevillano nos ha regalado un himno (“Gente tóxica”) esculpido junto a Rozalén. Ese posicionamiento social y político sigue siendo uno de sus puntos fuertes, desde que comenzó a destacar con “Uno contra 20 mc’s” y “Matemáticas” hasta el que le cambia la base a “Sube sube sube” por el “Smack my bitch up” de The Prodigy. Un descanso, ¿no? Que hay que tomar aire tras media hora. Nada.

Las tan esperadas colaboraciones comenzaron a aparecer sobre el escenario de la sala. Los primeros en tomar el micro son CeErre y Lone con su “No love”, al poco saldría El Canijo de Jerez, pero antes hubo tiempo para volver a mirar el Salvaje de su hermano con “Final de liga”, menuda base, y la crítica radiografía de la Semana Santa de Sevilla: “Devoto”. Lo del ex de Los Delinqüentes fue de los momentos más divertidos de la noche, su personalidad lo llenó todo, y una de las dos veces que el rapero quiso visitar su 78, al que llegó a calificar su segundo peor álbum tras el ya sabido de El lado oscuro de Gandhi.

Una de las cosas que siempre ha conseguido Tote es que te puedas meter en sus temas, que los sientas, si no no negadme que a más de una le gustaría ser sevillana y sentir lo mismo que él en “Como en casa”. Tener lejos a tu gente es lo que tiene. Muy en la línea de agradecimiento y amor saltó Swan Fyahbwoy para levantar las palmas con “Muchas gracias”. Ojalá no salir de ese momento.

Para volver a hacernos saltar y quitarnos la morriña nos recordó la cantidad de “Botines” que podíamos coleccionar cuando éramos jóvenes y un “Brindis”, uno de los múltiples singles que publicó el año pasado, para darle la alternativa a Easy-S. El futuro está aquí, del pasado llegó Xhelazz para repasar “Algo más que recuerdos”; unos recuerdos que el sevillano monta de lujo en su “Puzzle”, de lo mejor del nuevo disco. Para tener 41 años está en plena forma. Parece que se le había pasado por la chorla la estúpida idea de dejarlo, pero tenemos Toteking para rato.

En la recta final siguió el goteo de colegas. El timbre roto de Waor, “Habla mi mirada”, le cedió el testigo a un aplaudidísimo Morodo que celebró “Todo el día barras” y “La felicidad”.  Tras, ahora sí, un breve descanso el de la Macarena volvió a salir para dejar constancia de su cetro: “Sota, caballo y yo”. Casi veinte años de carrera y la fuerza no se ha perdido, si no cómo podía haber energía para improvisar rimas y darle algún tirito al “Carapolla”. Ahora entiendo que hasta el miércoles Toteking no pueda ni moverse si actúa un fin de semana como comentó en La Resistencia. Viendo lo que dio el sábado pasado yo estaría un mes en la cama.

Galería del concierto de Toteking en sala La Riviera

Fotografías por Ignacio Sánchez-Suárez.

Web Hosting