Entrevista a Veintiuno: Fuera comparaciones

Por Claudia De Bartolomé 0

Entrevista a Veintiuno: Fuera comparaciones

No os voy a mentir: una de las bandas que más ilusión me hizo que actuasen en el Osa do Mar era Veintiuno. Esperaba como agua de mayo poder verlos en directo para constatar que, efectivamente, se trata de uno de los grupos con mayor proyección en el panorama musical nacional. A raíz de su paso por Burela, tuve el placer de entrevistar a Diego, Yago, Pepe y Rafa para conocerlos un poco mejor y he aquí el resultado.

Entrevista a Veintiuno

“Nuestra banda es una especie de ONG”, dice Diego. “Nos conocimos en Toledo a partir de diversas formaciones y nos hemos ido juntando hasta consolidar el núcleo clásico, incluyendo a nuestra última incorporación: Rafa Pachón, natural de Sevilla”, añade. “Estoy muy contento de estar aquí” -comenta Rafa entre risas, ya que se produjo en ese momento un guiño al famoso “se queda” de Piqué y Neymar- “como ves, traigo la alegría a la banda”.

Su gira, como la de la mayor parte de los grupos en época pandémica, los ha llevado a vivir situaciones un tanto extrañas, llegando a tocar para gente que durante su actuación debía esta sentada para, acto seguido, retirar las sillas al finalizar el concierto y que continuasen el resto de la velada de pie mientras pinchaba el DJ: “nosotros respetamos la distancia social y estamos a favor de ser precavidos, pero hemos vivido situaciones que nos hacen pensar que habría que tener para todos la misma vara de medir”, apunta Yago.

Su directo sirve para desmentir algo que se ha extendido mucho entre la crítica musical, que no es otra cosa que la de meter a todos los grupos en el ya conocido saco del indie. En cuanto a las comparaciones, lo tienen claro: “si te comparan, están hablando de ti. Cuando hacen comparaciones de lo que haces con respecto a lo que hace o ha hecho otra gente, con lo único que, esencialmente, tiene que ver sí o sí es con a quién les recuerdas y tú no puedes medir realmente el bagaje musical que tiene la peña”, dice Diego. “De todas maneras, cada uno de nosotros tiene sus propias referencias y no nos parece mal, porque no hacemos canciones a partir de las de otras bandas”, añade. “Yo creo que también puede formar parte de la necesidad de etiquetarlo todo”, apunta Yago, y añade: “si nos preguntas por nuestras referencias es muy posible que ahora te digamos unas y dentro de un mes, otras”. “Tenemos muchos grupos en común, pero, también, otros muy distintos. De hecho, nos vamos avisando de los diferentes artistas que vamos descubriendo”, apunta Pepe, y Diego añade: “aunque sí debemos decir que hay como un consenso estético: hay una ola de finales de los 80s y principios de los 90s que nos parece muy divertida y nos gusta incorporar la sonoridad de hoy con esa estética; cogemos determinados manierismos, como los chorus o las baterías, cosas muy específicas, pero, de pronto, lo que más suena en la furgo últimamente es el tercer volumen de Hijos de la Ruina y Extremoduro; a nivel personal, yo rezo a Calamaro todas las noches”.

¿Cómo es su proceso compositivo? “Pues a la hora de componer nos hemos centralizado, ya que nos hemos bajado todos el mismo programa -antes estaba cada uno como en su luna-. Diego hace lo que los chavales conocen hoy como una base: produce un tema, nos lo pasa y lo abrimos todos con el programa. Abrimos el proyecto y trabajamos telemáticamente, ya que todos tenemos mano para todo”, dice Yago, y Pepe añade: “sí que es cierto que Diego nos trae la idea primigenia y eso nos ayuda mucho, porque podemos ir aportando cada uno nuestro toque a partir de su idea principal”.

Dopamina es uno de sus muchos temazos, pero tiene ese algo especial que hace que el público esté deseando que suene en los directos para dejarse la voz. Es uno de sus grandes himnos. Les pregunto si eran conscientes al componerla de que sería el gran hit en el que se ha convertido: “¡Siempre que me encuentro con un compositor le pregunto esto mismo! Sí que es cierto que, a veces, algo notas, porque hay canciones, como Dopamina, que andaba sola muy temprano; yo creo que, más que saber, lo intuyes. Aunque si algún día me encuentro a Alejandro Sanz le diré: tú sabías que Corazón Partío lo iba a petar”, comenta Diego entre risas generales. Cuando llega el momento de tocar Dopamina en los conciertos, lo disfrutan mucho: “le debemos tanto, que es muy grande el respeto que le tenemos; al final, estamos ahí por esos momentos, porque somos conscientes de que, hace un año y medio, nadie conocía nuestras canciones”, comenta Pepe.

Sus planes inmediatos pasaban por acabarse el vino, a medio plazo seguir con la gira y, finalmente, seguir maquetando. “Queremos seguir currando; cuando estás grabando un disco ya estás pensando en el siguiente”, dice Pepe.

Si estáis en Galicia y no tuvisteis ocasión de verlos en el Osa do Mar, estáis de suerte: tocan el próximo 16 de octubre en el hall del Auditorio Mar de Vigo en el marco de los conciertos organizados por Vibra Mahou. Una buena ocasión para dejaros la voz al ritmo de sus canciones y para comprobar, que, en efecto, Veintiuno no tiene comparación posible: han venido para consolidar su propia esencia.

Foto de portada por Drea Cillero.