Se rescatan «Los relatos médicos» de William Carlos Williams

Por Marcos Gendre 0

La editorial Fulgencio Pimentel recupera Los relatos médicos, una de las prosas más destacables del eminente poeta William Carlos Williams.

Que William Carlos Williams es uno de los escritores más necesarios a descubrir por estos lares es algo de lo que se han dado cuenta desde Fulgencio Pimentel, que publica Los relatos médicos, una de las obras más relevantes de su obra ajena a la poesía, rama por la que es más conocido. Aunque no sea el perfil por el cual se ha ganado como uno de los referentes más importantes del modernismo literario norteamericano de mediados del siglo XX, su prosa es uno de los ejemplos más significativos y nutritivos de lo que se entiende por capacidad de observación, en su caso, un gran angular narrativo enfocado en hacer brotar a la superficie cada uno de los detalles que componen las escenas descritas en sus páginas. En este sentido, su otra profesión de médico de cabecera y pediatra le sirve como excusa para abordar los cuentos aquí reunidos, forjados a partir de una composición fotográfica de las palabras. Panorámicas narrativas de lenguaje libre de ornamentos innecesario, a través de los que introduce “el pie variable”, metodología basada en aplicar un lenguaje típicamente norteamericano, en contraposición al inglés europeo predominante.

Con estos ingredientes, Los relatos médicos es un ejemplo memorable de observación literaria, donde la acción se encuentra en las miradas de los protagonistas, sus rutinas y esos detalles imperceptibles que conforman su realidad diaria. Costumbrismo al cubo, aquí aplicado desde las consultas médicas descritas. Y que sirven como filtro idóneo para mostrar la visión de su cotidianidad personal y laboral.

No puedo rematar esta reseña sin mencionar la importancia que Carlos Williams para allanar el camino a otros grandes ejemplos del zoom cotidiano como Raymond Carver, con quien se pueden establecer conexiones más que evidentes en la concepción de su estilo de escritura, surgida en torno a su habilidad para mostrar las interioridades de sus personajes a través del pensamiento, y que también le han llevado a ser comparado con referentes tan pivotales en el arte del cuento como su admirado Chejov. Por todo esto, Los relatos médicos es una obra esencial, ahora editada en castellano, a mayor gloria de los amantes de la literatura modernista norteamericana.