Ya en castellano «Los Evangelios Escarlata», de Clive Barker

Por Marcos Gendre 0

Seis años después de su publicación original, se edita en nuestro idioma una de las obras más deslumbrantes de Clive Barker: Los Evangelios Escarlata.

Resulta curioso comprobar sequías creativas tan prolongadas como las de Clive Barker, autor en su momento de algunos de los títulos más fascinantes y renovadores de la literatura de terror, aunque en su caso hay que hablar más de horror que de terror, tal como lo demuestran Los Evangelios Escarlata. No en vano, posiblemente estamos hablando de la novela más brillante de entre todas las escritas por el creador de Hellraiser, también novela corta de la que este libro es su maravillosa continuación.

Antes de seguir en materia, hay que dar las gracias a Hermida editores por haber publicado este libro en castellano. Hecho que no deja de ser elocuente ante la serie de libros que han tenido que pasar por su limbo particular antes de poder ser leídos en el idioma de Cervantes.

De vuelta a lo que nos atañe, estamos ante una novela que gira en torno a dos figuras centrales. La primera de ellas es Pinhead y sus cenobitas. El Sacerdote del Infierno hace de las suyas en esta muestra ejemplar de horror al cubo, para la que también tiene su parte fundamental de actuación el detective ocultista Harry D’Amour.

A lo largo de las páginas que conformen tan desbordante fresco de espíritu dantesco, arrecia la prosa aterradora de Barker, que hace tres décadas era ni más ni menos que el autor más intenso (en el buen término de la palabra) de la literatura de terror. Una especie de Richard Matheson demoníaco, embarcado en su reinterpretación de leyendas como la de Euridice y el inframundo, aquí perfectamente representada en la historia surgida entre D’Amour y Norma, uno de los personajes más interesantes del carrusel infrahumano que da vida a cada una de las escenas descritas por un Barker, en aquellos años, en estado de gracia total. Tanto que no hemos vuelta a pasar tal grado de pavor como el sufrido con lecturas tan absorbentes como la aquí presente.