Crónica del concierto de Triángulo de Amor Bizarro en Inverfest

Por El Último de la Fila 0

En estos días inciertos, donde por fortuna la incidencia de la pandemia está cada vez más baja, la cultura vuelve a abrirse paso tras unos últimos meses donde las restricciones causadas por ómicron habían vuelto a mostrar cómo es la primera y más propicia víctima siempre.

Dentro de esta tesitura el Inverfest está viviendo una edición algo convulsa con varias decenas de aplazamientos entre los que se encontraba el concierto de Triángulo de Amor Bizarro. Los gallegos han tenido que esperar casi dos meses para que su fecha de enero se pudiera hacer realidad. Una vuelta a la capital tras un par de bolos en 2020 y 2021, en los momentos más duros de la pandemia con el público sentado, donde regresaron al fin los saltos, los gritos, los abrazos y los pogos. Fue como montarse en el Delorean y volver atrás en el tiempo, un concierto de Triángulo de los de antes, sin respiro, del tirón, sudoroso. No chirriaba que no tuviesen nuevo material que presentar. Las ganas de recibir en directo tanto su último disco como sus viejos temas con este ambiente eran grandes.

La noche tuvo como eje su sobresaliente y homónimo último álbum, el cual tocaron casi en su totalidad (¿por qué no cayó “Calígula 2025”?), intercalándose con piezas imborrables de su extensa carrera (rescataron incluso dos temas como “O Isa” y “Les llevaré mi cruz” del EP El Gatopardo) como “El fantasma de la transición”, “Robo tu tiempo”, “Baila sumeria”, “Estrellas Místicas” o una “El crimen: cómo ocurre cómo remediarlo” en la que contaron con la colaboración de Joaquín Pascual. Y he aquí otro de los detalles de la velada, la aparición de amigos como el citado Pascual, Soleá Morente para darle su toque a “Asmr para ti” o la de Juan Pedrayes y Mario del Valle de Carolina Durante en “Vigilantes del Espejo”.

Fue precisamente “Vigilantes del Espejo” la que sirvió para desembocar en ese final tan característico por parte del grupo con “Barca quemada” y “De la monarquía a la criptocracia”, donde gran parte del público se unió para celebrar por todo lo alto la vida y la suerte de poder disfrutar de nuevo de momentos como ese. Nos merecíamos un concierto, y ellos más.

Galería del concierto de Triángulo de Amor Bizarro en Inverfest

Fotos por Ignacio Sánchez-Suárez.