Entrevista a The Wave Pictures: El paso del tiempo hecho música

Por Ana Rguez. Borrego 0

The Wave Pictures

When The Purple Emperor Spreads His Wings refleja el espíritu de la primavera

Que un disco de The Wave Pictures va a ser una colección de canciones grandiosas es algo previsible. Porque nos tienen acostumbrados a no fallar, desde que empezaron hasta ahora, evolucionando desde sus primeras publicaciones más amateur, más espontáneas, hasta ahora, más cuidado, lleno de efectos limpios y depurados. Si esto era así prácticamente cada año, después de esta pausa forzada que nos hemos visto obligados a vivir, vuelven en plena forma con un disco doble.

Veinte temas en los que The Wave Pictures reflexionan sobre el paso del tiempo, en cómo cambian las estaciones, en los que hacen gala de cómo manejan los estilos, la propia historia del pop y del rock. Porque ellos mismos la conocen, la han interiorizado con su trayectoria sin fin, porque la hacen suya para deslumbrarnos con cada hallazgo.

Para saber más sobre When The Purple Emperor Spreads His Wings (Moshi Moshi Records, 2022), entrevistamos a David Tattersall, guitarra y voz de The Wave Pictures.

Nos tenéis acostumbrados a sacar un disco prácticamente cada año. ¿La pandemia os ha cortado el ritmo, o estáis pensando en tomaros más tiempo?

Gran pregunta. La pandemia ha sido dura para todos, de muchas maneras diferentes, para mucha gente. En mi caso traté de seguir escribiendo tantas canciones como fuera posible, y lo hice en parte para mantenerme cuerdo. Ha sido difícil no volverse loco en los últimos dos años. Hubo un momento en que escribí 75 canciones en 75 días y las publiqué en línea. Aunque todos los días eran iguales: como mucha gente, me subí en una especie de montaña rusa emocional, a veces sintiéndome muy inspirado y otras veces muy desanimado.

La banda estaba acostumbrada a tocar en muchos conciertos, viajar mucho todos los años, grabar todos los años… todas las cosas que realmente amamos hacer. Realmente todos disfrutamos de cada parte de estar en una banda. No se trataba de cambiar planes o estrategias: se trataba más bien de encontrar una forma de superarlo. Ahora espero tiempos mejores, como todo el mundo.

A finales de 2021 comenzasteis a descubrir el nuevo disco, en forma de EPs que son estaciones del año. ¿Cómo surgió esa idea?

Para mí, no hay EPs. Es un álbum doble, y cada lado del disco representa una temporada. Había escrito muchas canciones y estaba buscando una manera de secuenciar el álbum. Pensé que podría funcionar el agrupar las canciones por temas. Todas las canciones tenían un fuerte sentido del tiempo y el lugar: sé cuándo se sitúan durante el año. Todo encajó en su lugar de forma muy natural.

Uno de mis álbumes favoritos durante los últimos dos años fue Triplicate (2017) de Bob Dylan, un álbum triple con patrones de jazz al que me volví adicto. En Triplicate hay una sensación de que las canciones están agrupadas por temas, los diferentes discos tienen su propio título e incluso sentido del humor. Creo que escuchar ese álbum me dio el enfoque para secuenciar todo el material que había escrito. Se me ocurrió después de que termináramos de grabar, durante la etapa de mezcla y estructuración. Estoy muy contento con nuestro disco.

¿Esta forma de descubrirnos el disco es una forma de volver al estilo de publicar que había en los 60 y 70?

Es difícil para mí pensar en él como algo más que un álbum doble. Fue idea del sello discográfico el presentarlo como EPs, algo que nunca tuvo sentido para mí, para ser totalmente honesto. Sin embargo, siempre me ha gustado la idea de volver musicalmente a los años 60 y 70. Si también incluyes los años 50, tienes la edad de oro de la música en mi opinión, o al menos tienes la mayor parte de la música que me gusta escuchar. Muchas de las influencias de la banda, ya sean Elvis Presley y Bo Diddley, o The Kinks y The Who, o Devo y Wire, vienen de los años 50 a los 70. Supongo que por eso me gusta tanto ese período de la música. También hay una influencia de los 90 en el disco: Guided By Voices, cuyas canciones cortas y raras me inspiran mucho. .

El resultado es When the Purple Emperor Spreads His Wings, un disco doble. ¿Os lo planteasteis así a la hora de crear el nuevo trabajo?

Completamente. Desde muy temprano, estaba claro que teníamos un álbum doble en nuestras manos. Me encantan los álbumes dobles, como algunos de mis favoritos: Blonde on Blonde (1966), Self Portrait (1970), Trout Mask Replica (1969), The River (1980), Exile On Main Street (1972)…

Según evoluciona el sonido de una estación a otra, ¿se podría decir que de alguna manera hay una especie de historia del rock en forma de canciones?

Creo que se podría decir, pero nunca tuve ese idea personalmente. Tenemos muchas influencias en nuestra música, es cierto. Pero lo importante son las canciones en sí mismas, los estados de ánimo o las emociones a las que intentas llegar. Ya sea que se trate de una canción tonta y divertida o de una canción pesada y oscura: debes tratar de capturar el estado de ánimo de la letra en la interpretación y en el sonido. Dicho esto, es algo encantador si la gente lo escucha de esa manera, percibiendo todas estas diferentes influencias que tuviste. ¡Suena muy bien!

Prestando especial atención a los singles de cada EP, el álbum parece que reflexiona sobre la vida como viaje. ¿Es así?

Creo que sería bueno que saliera del álbum. Cada canción es solo un pequeño momento en el tiempo, un pequeño detalle. Pero espero que todos juntos, como un disco, le den a alguien una sensación agradable sobre la vida, como lo haría un pequeño libro de poemas. No es una historia, ya sabes. Ahora que está hecho, estaría muy feliz si la gente lo escuchara y tomara lo que quisiera de él. Cosas diferentes para personas diferentes.

No es un álbum conceptual. Hay muchas maneras en las que podría afectar a alguien, pero lo que sugieres es una de esas formas, y es bueno imaginarlo. Es una buena pregunta. Nunca pensé en eso antes, pero ahora que lo mencionas, una de las cosas que me gustan de Triplicate de Dylan es que me ofrece ese tipo de sentimiento, me sitúa en un estado de ánimo reflexivo como ése. Es algo bueno.

Purple Emperor‘ es una mariposa de gran envergadura. ¿Qué significado tiene?, ¿por qué la elegisteis?

El título suena épico y de otro mundo, pero de hecho es una ocurrencia bastante mundana. Cada año, esta mariposa extiende sus alas, lo que  significa que la primavera está aquí. El día en que todas las mariposas salen de sus capullos, el ciclo de la vida. Me gustó la frase por esa mezcla de lo cotidiano y lo surrealista que evoca.

Creo que la vida tiene mucho de ese sentimiento extraño: es mi tipo de título. Curiosamente, a mi madre no le gusta. Me llamó por teléfono para decirme que debería cambiar el título. Pero me gusta, así que no lo cambié.

Hace poco estuvisteis tocando en el Facela Fest. ¿Tocasteis nuevas canciones? ¿Qué tal funcionaron entre el público?

El concierto fue muy divertido y el público pareció disfrutar mucho de las nuevas canciones que tocamos: estaban bailando y vitoreando. Me lo pasé genial. Todos los que conocí en el festival también fueron muy amables.

¿Cómo os planteáis la presentación del nuevo trabajo en directo?

Siempre subo al escenario sin una lista de canciones, y tocamos lo que se sienta bien en el momento: siempre una mezcla de canciones viejas y nuevas y otras intermedias. A veces lanzamos una versión por ahí, como “Jumping Jack Flash” de The Rolling Stones, o “Blister In The Sun” de The Violent Femmes.

En realidad, no puedo volver a esperar para salir a tocar en vivo de nuevo. Va a ser divertido. Cuidado con el bajo de Franic Rozycki cuando esté tocando: está en llamas.

En alguna entrevista habéis comentado que no os gusta internet, lo que está haciendo en la música. En estos años de pandemia se ha tratado de suplir la música en directo con conciertos online. ¿Qué os parecen?

A mí no me gusta. Es el tipo de cosa que alguien podría obligarme a hacer en algún momento, pero lo haría de muy mala gana. Y no vería a otra persona haciéndolo. No me gusta nada. Pero “cada uno a lo suyo“, como dice el dicho: si otras personas lo disfrutan, entonces está bien. Probablemente preferiría ver el billar en la televisión o ir a dar un paseo.

Mi novia y yo acabamos de ver Con Air. Estuvo muy bien y a los dos nos encantó. Al final, cuando empieza a sonar ”Sweet Home Alabama” de Lynyrd Skynyrd, me sentí muy feliz. Así que, sí, personalmente prefiero ver una película de Nicolas Cage que un concierto online. Y prefiero no tocar uno, si puedo evitarlo.