Crónica del Sinsal 2022: una experiencia diferente

Por Marcos Gendre 0

Crónica del festival Sinsal, celebrado entre el 22 y 24 de julio en la isla gallega de San Simón.

Este 20º aniversario del Sinsal fue precisamente el primer año que tuve la oportunidad de acercarme a disfrutar de tan característico evento, celebrado en la Isla de San Simón. Un lugar al que sólo se puede acceder en barco, lo cual ya marca una primera fase de experiencias asociadas a un acto cultural donde no sólo importan la presencia de conciertos en directo, sino también la posibilidad de disfrutarlos dentro de un entorno que marca una diferencia principal con el resto. Uno para el cual, nada más llegar a la isla, emerge la sensación espontánea de vernos rodeados de un espacio natural idílico para el cual los organizadores de Sinsal han preferido anteponer la personalización del cuidado de sus visitantes que la masificación de un evento que, ante todo, es una invitación a disfrutar del descubrimiento musical a través de una forma muy cuidada de hacer las cosas.

Músculo! en el festival Sinsal 2022 / Por Olalla Lojo

Con dicha pauta de acción, Sinsal arrancó una vez más. Y lo hizo bajo la necesidad imperante de saciar el mono festivalero que provocó la pandemia; en su caso, a un grupo de gente y familias (este último detalle es muy importante) que pudieron retomar la excitación de un cartel sorpresa, hasta que se llega a la isla. La misma donde, desde mi punto de vista, pudimos disfrutar de 47 minutos y 6 segundos de unos Músculo! que, definitivamente, han pegado un estirón embocado hacia la publicación de su esperado nuevo LP. No en vano, lo que nos ofrecieron a la primera hora de la tarde del viernes fue un mantra dance donde las marismas eléctricas de My Bloody Valentine y Seefel se confundieron dentro de un océano de ligamentos rítmicos ensamblados desde la dialéctica bailable de Caribou y los detalles del Kevin Martin más vaporoso. Lo que se entiende como ”bailar serio”.

Más allá de la confirmación del grupo pontevedrés, como suele ser habitual, Sinsal volvió a estar plagado de momentos antológicos. Por ejemplo, la posibilidad de disfrutar del primer concierto de Magia Bruta, nuevo proyecto de Aries, pero también de ese terremoto sobre las tablas que provoca la colombiana Lido Pimienta.

Se mire por donde se mire, las 25 excusas musicales planteadas a lo largo de esta edición volvieron a ser una invitación a la comunión entre la excitación (perdida) de volver a ser sorprendidxs por la revelación de la primera vez y la posibilidad de disfrutarla en un pequeño paraíso terrenal. Casi un milagro a día de hoy.

Cartel al descubierto del Sinsal 2022

Foto de portada: Lido Pimienta en el festival Sinsal, por Olalla Lojo.