banner WIR

Jamón Pop 09: La crónica

Por Alfonso Benitez 1

Nos desplazamos a Cortegana para asistir a un festival que ofrece jamón, música, fiesta y turismo rural a precios populares. ¡Como para decir que no!

Jamón Pop, nace de la inquietud de un grupo de jóvenes, que quisieron trasladar a un escenario a primera vista atípico, un festival de música independiente en toda regla.

Lejos de los macro festivales, en los que prima más el taquillazo que un cartel cuidado, aquí nos encontramos “grandes” grupos, la mayoría aún no del todo reconocidos como debieran, logrando un cartel envidiable y a un precio totalmente competitivo. Contando para ello con grupos españoles principalmente,todo un rara avis en la mayoría de festivales que se dedican a programar grupos de pop-rock.

En la edición del 2008 ,con un cartel envidiable en el que no faltaban grupos como Standstill, Experience o Triángulo de Amor Bizarro, un fallo eléctrico llevo al traste la ilusión de los organizadores y sobre todo del público desluciendo algunos de los conciertos e incluso teniendo que suspender el concierto de TAB.

Pero lejos de rendirse,en este año ,apostaron por una nueva edición en la que nombres como Lagartija Nick, NudoZurdo, The Baltic Sea y nuevamente TAB, confirmaban que el festival seguía muy vivo y sólo habría que esperar pacientemente la respuesta del público. Todo un reto teniendo en cuenta lo que pasó en 2008.

El 4 de Julio , llegamos a Cortegana, todo un tesoro de la Sierra de Huelva a sólo una hora y media de Sevilla. Poco después de acomodarnos ,comenzamos la ascensión hacia el Castillo de Cortegana, a 745 metros de altura, es decir todo un reto para un seviLLANO de pro.

E aquí quizás uno de los problemas del festival ,pero también una de sus virtudes. El hecho de situar un festival de música en un sitio así es todo un punto a su favor y un rasgo diferenciador. El hecho de subir unos 15 minutos de cuesta para llegar al recinto, no lo es. Aunque el paisaje merece y mucho ese sacrificio.

En la primera jornada, tras la fiesta de bienvenida donde probamos los productos de la zona, otro de sus puntos fuertes y una vez llenado el estómago a base de bien, llegó el momento de centrarnos en los conciertos.

Rompían el hielo, y de eso saben un rato, The Baltic Sea, la banda sevillana que tras su exitoso comienzo con su primer disco Forthcoming Science Theory, llegaba a Cortegana con no pocas novedades, la inclusión de un nuevo miembro a la batería y la presentación de nuevas canciones que formarán parte de su segundo disco. El cuál comienzan a grabar próximamente.

jpeg

El hecho de comenzar los primeros no es grato para casi ningún grupo, y menos en un festival. Esto se traduce en, poco ambiente y en este caso un sonido algo adormecido por decirlo de alguna forma. Las canciones de The Baltic Sea necesitan sonar a un mayor volumen , para que la mezcla de melodía y distorsión que les ha hecho conocidos surta efecto. Y en este caso faltó. Aún así la profesionalidad de este grupo se hizo patente y ante un todavía escaso público desgranaron un repertorio sólido con canciones como Bergen, To Seychelles o Televisión Bells y en la recta final con algo más de público se atrevieron a presentarnos tres de las nuevas canciones que formarán parte de su nuevo disco. Con un notable cambio en el sonido habitual del grupo sin perder su sello original, que sin duda sorprenderá a más de uno.

Tras ellos Margarita, un grupo del cada vez más ecléctico sello BCore, provenientes de Madrid repartieron una buena dosis de rock nervioso y acelerado , con tropecientos cambios de ritmo y una alegría contagiosa. Su punto débil es que pueden llegar a sonar repetitivos cuando su concierto pasa de la media hora. Y es que tiene que ser muy difícil sonar diferentes, cuando llenan de tantos matices y cambios cada canción. Aún así, son posiblemente unos de los grupos más originales e inquietos del panorama actual .

jpeg

Las Buenas Noches, uno de los baluartes de ese llamado nuevo folclore sevillano que comenzaron Pony Bravo, de los que parece que teniendo en cuenta sus primeras maquetas y la evolución hasta su nuevo disco se quieren despegar, ya que al principio su semejanza era bastante obvia. Dieron un correcto concierto a mi parece algo falto de ganas aunque eso sí con un sonido mucho mejor que en los dos anteriores grupos.

Con Lagartija Nick llegó el momento de la crudeza sobre el escenario,y es que Antonio Arias y los suyos saben de llamar la atención y mantenerla,con un repertorio centrado en sus dos últimos discos y con un Arias en pleno rendimiento y con ganas de comunicarse con el público. Dónde no faltaron momentos como en los que algunos le pidieron que se tirara, haciendo referencia al aparatoso accidente que tuvo no hace mucho, resuelto con un amistoso “¡hijos de puta!”.

jpeg

Un impecable directo, en el que la labor de Eric a la batería es como siempre un regalo para los sentidos.

Elastic Band era quizás una de las propuestas más arriesgadas del cartel, y es que eso de que el instrumento principal del grupo sea la mandolina eléctrica es cuanto menos sorprendente. El éxito y la repercusión que este grupo ha gozado este año con su primer trabajo Boogie Beach Days ,se confirma en su puesta en escena, una propuesta original y con aires setenteros y sobre todo festiva.
La mandolina distorsionada y un bajo musculoso y fuzzero es junto a la batería todos los elementos con los que este grupo montan un pitote considerable ,con la vista en grupos como Kinks y en general un sonido a medio camino entre el garage y la psicodelia,con algunos guiños a el funky más marciano de Beck. Definitivamente la mandolina y los solos marcadamente rockeros de Pablo Román son una seña de identidad de estos granadinos,que no desencajan en absoluto.

jpeg

Al día siguiente aún algo aletargados de la noche anterior y de la segunda ascensión al castillo,llegamos al concierto de Marina Gallardo,cantante gaditana afincada en Sevilla,y que tras su exitoso Working To Speak,se ha ganado un puesto entre esa actual hornada de cantantes femeninas,pero en su caso muy alejada de ese discurso tal vez demasiado almibarado de otras. En su caso la tristeza y la solemnidad de muchas de sus canciones la sitúa más en la estela de grupos como Low o la propia Catpower.

jpeg

Ayudada por una banda compuesta por un batería y un segundo músico multinstrumentista, fué desgranando buena parte del disco, aunque la falta de experiencia que aún transmite en directo y el tiempo entre canción y canción, restó mucho ritmo a un concierto que sin duda merecía más atención de la que recibió. Canciones y voz no le faltan.

Grupo de Expertos Sol y Nieve, encabezados por un J irreconocible,derrochando simpatía y buen humor, dieron un concierto impecable, con un repertorio bien engrasado y un sonido compacto,con su propuesta a medio camino entre el folclore andaluz y el rock americano. Supo a poco.

jpeg

Tras la alegría de los Expertos, llegó la oscuridad de Nudozurdo, sorprendiendo por su contundencia en comparación con su último disco. Sin duda ganan mucho en directo. Sin ningún titubeo y haciendo patente la cantidad de conciertos a sus espaldas, tras la tortuosa salida de su segundo y más conocido trabajo: Sintética. Grabado ya hace varios años y publicado recientemente.

jpeg

El discurso y nunca mejor dicho,teniendo en cuenta la forma de cantar de Leopoldo, en canciones como Hijo de Dios o Kamikaze , hace que las historias que canta y la música a modo de banda sonora creen un conjunto dramático e hipnótico, que envuelve e inquieta al mismo tiempo. Hay ecos de Joy Division, sí, pero también de muchas otras bandas en las que la intensidad y la tensión son el plato fuerte. Y sobre todas esas influencias, se vislumbra un grupo con una marcada personalidad propia. De lo mejor, sin duda, de esta edición.

Y como colofón, y sustituyendo a TBA, que desafortunadamente cayeron del cartel en el último momento debido a una otitis de la bajista, La Habitación Roja, todo un estandarte y supervivientes al mismo tiempo de aquella generación indie de principios de los 90.

A unas horas algo intempestivas para ellos, como reconocieron, demostraron que aún hoy y despues de 11 años de carrera se esfuerzan en cada concierto como en el primero, aunque quizás esa entrega no pueda suplir un listado de canciones a las que para algunos ,me incluyo,se les empieza a pasar el arroz. Con su pop distorsionado y a veces reivindicativo marca de la casa ,no dejaron en el tintero clásicos como La Edad de Oro o Mi habitación y en definitiva aguantaron el tipo ante una decepción como la cancelación de TBA, que desde luego no tienen suerte con este festival.

jpeg

Como cierre, la sesión de Tali Carreto, director de la revista Freek y organizador del festival Monkey Week, derrochó imaginación para contentar a los últimos rezagados, que no queríamos que terminase el Jamón Pop. Un festival que año a año gana en adeptos, y que sólo por el paisaje, el jamón y el ambiente familiar que se respira merece la pena asistir.

Fotografías: Carlos Sánchez

banner WIR