El pasado y el futuro se citaron en Pulpop 2011

Por Jose A. Rueda 0

Sexy Sadie / UniversoPop Promociones

El festival almeriense celebró el pasado 9 de julio una nueva edición marcada por los bandazos hacia la nostalgia y hacia las nuevas propuestas.

Bipolar. Así podemos definir Pulpop 2011. Avisados estábamos por un cartel que no contenía ningún nombre puramente contemporáneo y, consecuencia de ello, justificamos una de las dos notas negativas que se extraen de esta séptima edición del festival: la asistencia de no más de dos mil personas, frente a las cuatro mil del año anterior. De todas maneras, este dato que podría presentarse alarmante se explica fácilmente: en 2010 vinieron los casi-mainstream Love Of Lesbian. Es más, si nos vamos a 2009, nos encontramos con que la cifra de pulpoperos fue idéntica a la del presente año. Así pues, se podría decir que Pulpop 2011 estuvo “en su linea” en cuanto a número de espectadores.

Pero el evento de Roquetas de Mar no se va a librar de una “vela negra” por el abusivo precio de las consumiciones. ¿Que se trata de un festival gratuito y de alguna manera hay que amortizarlo? Sí, quizá; pero como dijo uno de los asistentes: “hubiera preferido pagar 10 euros por la entrada y 5 por cada copa, en lugar de 8…”.

Y dicho todo esto, pasemos al espectáculo:

Plaza de toros de Roquetas / Archivo

Debo confesar una cosa: me encantan las plazas de toros. Antes de que los colectivos antitaurinos inhunden la sección de comentarios con insultos hacia mi persona, terminaré de explicarme: no me gustan las corridas de toros, pero me encantan las plazas. Y la novísima de Roquetas de Mar tiene una mezcla entre arquitectura castiza y funcionalidad contemporánea que la convierte en ideal para celebrar eventos musicales.

Justo en frente de la puerta grande se situó el escenario del Pulpop, y las bandas de la tierra tendrían el honor de inaugurarlo. Primero, actuaron Proyecto Solaz. Convertidos en referencia del indie en Almería, ofrecieron una notable mejoría con respecto a anteriores citas, fruto quizá de una concienzuda preparación en el local de ensayo o del rodaje de los últimos meses en los que la agenda los ha tenido bien ocupados (en breve tendrán en Castellón su bolo más importante: el del Arenal Sound Festival). Luego, llegarían Ana Lógica (el 50% del grupo, desde Granada) y lo harían para presentar Apueste Su Vida (Ráfagas, 2010) que, aunque parezca mentira, es el primer larga duración de esta banda que lleva 9 años sobre las tablas.

MUCHO / Jose A. Rueda

A las diez y veinte de la noche le tocó el turno a MUCHO, la excusa creada por Miguel, Fausto y Carlos (ex-Sunday Drivers) para volver a la escena. Porque en realidad MUCHO es eso: una excusa. Tienen un buen directo, eso es cierto: impecable sonido y notoria puesta en escena (no se podría esperar menos de unos experimentados músicos como ellos). Pero las canciones de los toledanos adolecen de falta de originalidad, aparentando ser primeras tomas improvisadas en una tarde de jam-session entre colegas de toda la vida. Sin embargo, MUCHO gozó en las primeras filas de un gentío bastante entregado, el cual ya conocía las canciones de su reciente álbum homónimo. El frontman, Martí (ex-Underwater Tea Party), lucía palmito como si de un Chris Cornell entrado en kilos se tratara, así como no cesaba de dialogar con el respetable, llegando a bromear con el gentilicio de Roquetas de Mar: “¿roqueteros o roqueros?”.

Brighton 64 / Jose A. Rueda

Y de unos nuevos a unos viejos… con todos los respetos por lo de “viejos”. Con todos los respetos que se merece Brighton 64, una banda que está celebrando sus treinta años de carrera. Pulpop siempre ha apostado por el mod patrio (Cooper y sus Flechazos ya habían pasado por aquí) y en esta séptima edición les llegaría la vez a los hermanos Gil. Pese al heterogéneo personal que se dio cita en el coso de Roquetas, Brighton 64 no destacarían por la conexión con el respetable. ¿Cuestión generacional? Los asistentes observaban el show con medias sonrisas y cierta ternura; la paradójica ternura que produce el hecho de ver como unos ochenteros de camisas coloridas ofrecen un sonido comparable al de una orquesta pachanguera. Lejos de la excomunión total, el bailoteo fue inevitable con temas como “Barcelona blues”, “El mejor cóctel” y “La casa de la bomba”.

Polock / Jose A. Rueda

El carácter bipolar del Pulpop 2011 tuvo su máxima expresión pasada la media noche, cuando después de los más veteranos llegaron los más jóvenes: Polock. Los valencianos provocan las mismas sensaciones que la selección sub21: se nota que les falta un puntito de madurez, pero no hay duda de que son unos verdaderos fenómenos. Papu, Pablo, Sebas, Alberto y Marc brindaron un concierto meditado y trabajado, con las poses necesarias que requiere la concentración en detrimento del vulgar “moderneo”. Polock desgranaron las canciones de Getting Down From The Trees (Mushroom Pillow, 2011) a las que sumaron momentos instrumentales que densificaron (en el buen sentido) el espectáculo sonoro de los de Valencia. “High on life”, “Fireworks”, “Nice to meet you” y “Tangerines & Unicorns” se acercaron más a unos Strokes psicodélicos que a unos Phoenix inspirados y encandilaron al público de Roquetas que los terminaría aclamando por unanimidad como los mejores del Pulpop 2011.

Sexy Sadie / Jose A. Rueda

Y como colofón a la cálida noche del 9 de julio, saltaron al ruedo (era imposible no usar esta expresión) los clásicos del indie español Sexy Sadie. La gira We Are Sadies de los mallorquines mosquea… Tras cinco años desde que anunciaran su separación, la banda ha vuelto a los escenarios sin ni siquiera un EP bajo el brazo. ¿Necesidad de unos ingresos extra? Eso pensaba yo hasta que vi a Jaime García Soriano y sus colegas sobre las tablas de la plaza de toros de Roquetas. Sólo hay una razón para el regreso de Sexy Sadie: los de Palma disfrutan tocando; lo suyo es pura pasión. De hecho, más que tocar, hicieron el amor sobre el escenario. Desde que empezaron a sonar los primeros acordes de “Questions”, el bacanal sonoro estaba asegurado. “Stay behind me”, “You know that’s the way I like it” y “Someone like you” prosiguieron en un setlist cargado (ahora sí) de la nostalgia que auguraba la edición 2011 del Pulpop. Por si fuera poco, la simbiosis con la audiencia exaltó el delirio general, cosa que Jaime agradecería francamente. “In the water” y “Always drunk” pusieron la guinda tanto al concierto como al festival, y el respetable abandonaría la plaza con grandes sonrisas en sus caras.

Muy pronto se olvidaron de la “pasta” que se habían dejado en las barras del festival, pues el pub J.J. Smith (en los aledaños del coso taurino) se abarrotó de pulpoperos con ganas de prolongar la fiesta al ritmo de las canciones que los New DJs On The Block dispararon desde la cabina. Y así, se cerraba la última velada del Pulpop. Uno de los pocos eventos del mapa español que presume de ser gratuito. Que cunda el ejemplo.