banner WIR

Se apaga la voz de Lou Reed

Por Jose A. Rueda 0

Según informa la edición estadounidense de Rolling Stone, la leyenda neoyorquina del rock contemporáneo ha fallecido este domingo a la edad de 71 años. Aún se desconocen las causas de la muerte, pero podría estar relacionada con la operación a vida o muerte a la que había sido sometido en mayo, cuando le fue trasplantado un hígado.

La historia reciente de la música popular no se entendería sin Lou Reed, uno de los firmantes de Andy Warhol -junto con otro mítico como John Cale-, el primer largo de The Velvet Underground. El disco sembró las semillas de las vanguardias del pop en las siguientes décadas -como el punk, el noise y la psicodelia- y aun hoy sigue siendo un referente para las nuevas bandas.

Como compositor, Reed no ha sido menos productivo e influyente, firmando los colosales Transformer y Berlin, el segundo y el tercer disco de una carrera en solitario que comenzó hace 41 años y que ha parido más de una veintena de discos (el último, en 2011 junto a Metallica).

Nacido en Brooklyn en 1942, Lewis Allan Reed se apasionó por la música desde que era un mocoso, cuando tocaba en bandas de rock and roll y rhythm and blues, y grabó un single con The Shades, grupo que le daba al doo-wop. Reed también se aficionó al free jazz y a la música experimental, y, ya en la Universidad, conoció al poeta Delmore Schwartz, quien le animó a convertirse en escritor. En aquellos tiempos afirmó que su objetivo era escribir “la Gran Novela Americana” en un disco.

Cuando se trasladó a la ciudad de Nueva York, conoció a Cale, Sterling Morrison y Maureen Tucker. Juntos fundaron The Velvet Underground, con los que se encargó de la guitarra y las composiciones. La banda se desintegró poco después, en 1970, tras un modesto paseo por la escena vanguardista neoyorquina. Sin embargo, con el paso de los años su repercursión en el desarrollo del rock contemporáneo ha sido crucial.

A la espera de que se conozcan las causas de la muerte, el mundo de la música y la literatura despide a uno de los personajes emblema de una época y, a buen seguro, de todo un siglo.

Adiós, Lou. Donde quiera que estés, sigue por el lado salvaje.

banner WIR