banner WIR

Fargo. Una historia real

Por Redacción EER 0

Hoy en día, el mundo del ensayo televisivo está polarizado por dos tipos formatos: la guía como botín de spoilers y los efluvios pedantes y pseudo-filosóficos del “mira qué bueno soy” -véase el caso flagrante de las publicaciones de Errata Naturae-. Entre este marco totalmente definido, el año pasado ya se produjo una incursión que ha regenerado este género literario de forma transcendental. Hablamos de Carmen Viñolo y su Twin Peaks. Fuego, camina conmigo (Quarentena Ediciones, 2014). Un año después, la huella de este libro sigue sembrando un reguero de críticas que ya lo han certificado como un punto y aparte de impresión. Para continuar la racha, ahora le toca el turno a Fargo. Una historia real (Quarentena Ediciones, 2015), una nueva demostración de cómo ponerse a la altura del lector y desplegar delante de sus narices las entrañas de un universo de forma ágil, reflexiva y siempre divertida. Porque sí, se puede ser profundo sin necesidad de renegar de la chispa del humor. Y en Fargo hay mucho. La Minnesota Nice a la que se refiere en algún momento da para mucho, por lo que la autora la ha aprehendido y trasladado a lo largo de un recorrido vibrante de esencia filosófica-humorística. Pero que nadie se piense que se ha limitado a seguir con la misma plantilla de trabajo que en Twin Peaks. Fuego, camina conmigo. Ni mucho menos. Viñolo sabe que la materia prima de Fargo es totalmente independiente de la que moldea la serie de culto del Sr. Lynch. De este modo, si en Twin Peaks el objetivo, cumplido, fue el de amplificar el misterio que inunda cada una de sus escenas a través de una travesía laberíntica, para esta ocasión el propósito ha sido tejer una telaraña que se extiende hasta el último de los rincones del imaginario que puebla Fargo tanto de la película de los Coen como de la serie de Noah Hawley. Porque otra de las diferencias clave entre estos dos libros es que, mientras la película y la serie de Twin Peaks estaban tratadas por separado, para Fargo ha elaborado un prodigioso cruce de hiladas entre la película y la serie mediante el que poder mostrarnos el significado último de los que es, y significa, Fargo. De la icónica sheriff interpretada por Frances McDormand a Molly Solverson. De Jerry Lundegaard a Lester Nygard. Pero también haciendo paradas significativas, y reveladoras, en el inolvidable Mike Yanagita, las prostitutas de la película y, cómo no, el personaje entre personajes: Lorne Malvo.

Hilado por medio de 15 capítulos sin el menor desperdicio, el desarrollo de esta travesía en la nieve nos muestra un círculo final de huellas como principio y fin. Dentro del mismo, un gran mapamundi interrelacionado de personajes, objetos, situaciones y el proceso creativo de los Coen y Hawley. Porque este libro tiene la rara virtud de que cada palabra nos cuenta algo. No hay ni un solo ornamento entre sus páginas. Al mismo tiempo que avanzamos, nos va llevando a las ideas formuladas anteriormente. Nada se escapa del radar Viñolo, que nos lo sirve de mejor manera posible: haciéndonos sentir el hielo en la yema de los dedos, mientras congela reflexiones en nuestro subconsciente que nos acompañarán cada vez que revisitemos o nos adentremos por primera vez en este gran mundo ideado por los hermanos Coen. De diez.

banner WIR