Web Hosting

Crónica del Festival Interestelar 2018 (Segundo Día)

Por Armando Rendón 0

Festival Interestelar 2018

La jornada del sábado inicialmente parecía que se presentaba con mejores augurios para el Festival Interestelar 2018 en cuanto al tiempo, pero los pronósticos no se cumplieron y durante un par de horas el festival se vio afectado por las inclemencias meteorológicas. A pesar de esto, la jornada volvió a ser un rotundo éxito de público y asistencia.

Tras finalizar el viernes al ritmo de La Casa Azul, el festival tenía la firme intención de comenzar los conciertos con antelación para aprovechar así más la jornada diurna, planteamiento que este que les escribe sin duda aplaude y comparte. Esto hacía que diferenciar el desayuno y el almuerzo fuese algo imposible, aunque tras la más que merecida tapa de caracoles en Triana que reclamaban los Lori en sus redes, nos dispusimos para trasladarnos a la Cartuja y empezar el día con ganas. Y es que el día se ponía de largo temprano con los locales All La Glory y a partir de ahí, cuatro pesos pesados de nuestra música, cuatro propuestas más que contrastadas y de un nivel musical absolutamente brutal. El primero de ellos, Josele Santiago, que desde las 15:45 ya estaba dando muestras ante su público de que ese rock de garaje que acompaña con esa voz tan peculiar y grave, eran más que merecedores de ir tan temprano al festival.  El ex de Los Enemigos repasó en sus más de cuarenta y cinco minutos de concierto,  sus discos en solitario y su más reciente “Transilvania”.

 

Tras Josele, que dejó a su público con ganas de más, nos esperaban Arizona Baby (que ya estuvieron en el festival el pasado año en su banda fusión con los Coronas, Corizonas). El amigo Vielba y los suyos son una apuesta segura de calidad, profesionalidad y diversión musical. Estos castellanos hicieron que la amenaza de lluvia se disipase para los asistentes y a golpe de guitarra terminaran por hacer que hasta el mismo San Pedro se contagiase de su ritmo y su inconfundible sonido. Y cuando la amenaza de lluvia ya se hizo más presente, cuando empezó a golpear al respetable, apareció, más bien emergió la figura de Don Angel Stanich. El autor de uno de los mejores discos de 2017, “Antigua y Barbuda”, nos regaló el que junto a Rufus T. Firefly fue el concierto del festival. Bandera de Antigua y Barbuda presente, camisetas del Racing de Santander entre el público, recuerdos a otro santanderino ilustre y querido por la afición bética en Sevilla, Quique Setien del que Angel dijo haberse convertido sobre ese escenario, entrega absoluta de los allí presentes, épica musical en estado puro. “Metralleta Joe”, “Carbura”, “Escupe fuego” o el epílogo con “Mátame camión” fueron dinamita contra la lluvia, a la que desafió el propio Angel junto a los que allí disfrutamos del concierto al bajarse del escenario y mezclarse como uno más de los presentes. Como ejemplo, esta foto publicada por el propio Angel.

 

 

 

Tras Stanich en el escenario J&B andaban los chicos de Turmalina, banda con componentes sevillanos y gaditanos que apuesta por un pop de letras cuidadas y sonido con bases electrónicas. Tras estos, enorme Kiko Veneno en el escenario Negrita y tras él, el Kanka cuyo último disco no ha tenido la misma acogida que sus anteriores largos entre sus fieles de siempre, Full a los que acompaño en un par de canciones Miguel de Maga (interpretó “Diecinueve”, posiblemente uno de los mejores temas nacionales de siempre) y para cerrar esta parte del festival Coque Malla, que ha reconocido este como uno de sus mejores conciertos,  en cuya actuación la asistencia era ya masiva y al subirse al escenario Anni B. Sweet para interpretar con él “No puedo vivir sin ti”, la locura más absoluta se desató en la abarrotada pradera del CAAC.

 

 

 

Y este que les escribe, que es uno de “esos raros que fuimos al concierto” se fue al escenario pequeño, al J&B a dejarse llevar por Tulsa, que acompañada con su banda, entre ellos Charlie Bautista nos regalaron uno de los grandes momentos del festival. Imaginarte a Miren en rollo festival, con su introversión simulada, no es fácil, pero al verla aparecer ataviada con su vestido/mono “interestelar” despejó cualquier duda. Y claro, sacar a pasear el repertorio que guarda en su trayectoria, salpimentado con los temas de su último largo “Centauros” pues, hicieron que el tiempo más que volar, se esfumase entre nuestros ojos cerrados y nuestros oídos de par en par. Declararle amor eterno mientras escuchas “Seguramente me lo merezco”, “Los Amantes del Puente”, “Matxitxaco” o “Centauros”, ha sido una de las experiencias más jodidamente maravillosas que nos ha regalado Interestelar en esta edición.

 

Y a partir de ahí, FIESTA. Lori Meyers desde Granada con un repertorio que tires de donde tires, si es antiguo mucho mejor, hace que el concierto sea un auténtico gustazo para los oídos. Noni se lanzó con “Todo es de Color” de Lole y Manué (de la Triana profunda, del Tardón, de los gitanos de la cava) y con “Mi realidad” consiguieron que llegaran a su Alhambra los gritos de los allí presentes.  Tras esto “El Imperio del Perro”, sevillanos con el rock en las venas y una fuerza en directo descomunal. Sin duda, una de las bandas revelación de 2017.

Y luego, trilogía a los mandos. DJ Fantasma (Rafa al que podéis seguir en Obbio), Mike (Miguel de Holiday) y para rematar, Virginia Diaz que nos tele transportó 180 grados más allá del infinito, y que hizo que la noche se convirtiese al rozar las tres de la madrugada en algo muy parecido a un océano de brazos en alto que seguían las ondas que marcaban cada uno de los “temazos” que acompañaron su sesión.

 

 

Web Hosting