Crónica del concierto de Nada Surf en Madrid: Let Go, que 15 años no son nada

Por María José Bernáldez 0

La banda norteamericana repasó al completo Let Go y otros éxitos de su larga carrera.

De todos es sabido que en esta humilde web somos muy fans de Nada Surf, y si pasan por aquí no nos queda otra que ir a verlos porque ya forman parte de nuestra familia. Podría parecer que, vistos una vez, vistos todas, pero lo cierto es que cada concierto que dan difiere en forma y fondo con los anteriores.

Casi tal y como terminaron en su última visita a Madrid, con un “Blizzard of ’77” en acústico de los de “se me ha metido algo en el ojo”, comenzaron, muy puntuales, a desgranar su Let Go. ¿La excusa? los 15 años que cumple el disco. Sí, 15. Siguiendo el mismo orden en el que el disco fue ideado, en aquel año en que el mundo cambió, su pop, a veces deslumbrante, a veces oscuro, es una muestra de que, pese a todo, la música permanece aunque todo lo demás, no.

La sala está llena. Por la edad (mayor probablemente que la media del resto de eventos que suceden a la vez esa noche en Madrid), casi todos hemos tenido que aparcar durante un rato nuestras vidas, en apariencia adultas, para volver a ser los que éramos cuando lanzaron el disco. En mi caso, 19 años y muchos apuntes que estudiar que necesitaban mucha música de fondo para concentrarme.

Saben que no tienen mucho tiempo por delante, las reglas de la sala son muy estrictas, pero, aprovechando la verborragia de Daniel Lorca, cuentan, muy deprisa (tienen mucho que cantar) las historias que les llevaron a componer las canciones. No todos los grupos hacen esto y, personalmente, creo que deberían hacerlo más. Decía Dave Grohl que una de las mejores cosas que tenía la música es que tú puedes escribir una canción por un motivo, que cada uno de los asistentes a tu concierto la cantará contigo en directo por una razón completamente distinta, por 15.000 razones distintas en total. Ya hemos hablado de cómo Nada Surf es un grupo siempre presente en las bandas sonoras de la vida de muchos de nosotros. Aunque los motivos que nos han llevado a eso no tengan nada que ver con los suyos.

Son 15 años los del Let Go, de la época en la que la música se consumía de manera muy distinta a la de ahora, sin la prisa por pasar a escuchar the next best thing. Por eso todo el mundo corea (el público americano con más éxito que el español) las canciones que consideran suyas. Cuentan que “Blonde on Blonde” es un himno a las canciones, libros y películas que te marcan, pero tú la usaste de pared acolchada aquella vez que te rompieron el corazón.

Con una pausa para recuperar el aliento, vuelven, como un ciclón, a poner patas arriba el teatro con un segundo acto repleto de grandes éxitos y una inesperada versión del “Love will tear us apart” que ya termina de desarmar a todo el mundo. Tienen agradecimientos para todos los allí presentes y están muy emocionados por el disco de versiones en español que se ha publicado (sobre todo, están muy contentos de no haber tenido que autoversionarse ellos en español).

La entrega, por ambas partes, es total. Tenemos la suerte de que, ESTA VEZ SÍ, tocan “Popular”. Se les va haciendo tarde, pero Daniel sigue maltraduciendo y contando, emocionado, cada historia detrás de cada canción. No dan este concierto porque es lo que toca, lo dan porque nos lo debían. Se lo debían.

Sacad disco nuevo. Haced más versiones. Sed versionados. Recuperad, aunque el número no sea redondo, cualquiera de los discos que ya tenéis. Volved. Volved siempre que os estaremos esperando, porque habrá pasado algo nuevo y vuestras canciones, las nuevas, las antiguas, serán nuestras otra vez. “Always love? Hate will get you everytime”.

Fotos por Ignacio Sánchez-Suárez.

Web Hosting