Web Hosting

Crónica del concierto de Rüfüs Du Sol en Madrid (Sala But)

Por Roberto Meroño 0

Crónica del concierto de Rüfüs Du Sol en Madrid (Sala But)

Rüfüs Du Sol. RÜFÜS-DU-SOL. Aquí la crónica del concierto madrileño del grupo con el nombre más feo del mundo. Porque madre mía, eh. Rufus, que a un perro vale. Y a un grupo heavy, así a secas, pues también. Pero si le añades un du Sol que preferimos no saber de dónde viene, te queda este cuadro de nombre que, eso sí, no hace justicia a lo que la banda es. Porque son australianos, hacen música dance/electrónica/electropop/comoquieran y si no dominan el mundo, cerca están.

Porque donde aquí el trío australiano de Sidney se presenta en una modesta sala como es la madrileña But (aforo de unas 1.000 personas), en otras latitudes se posicionan bien arriba en carteles de festivales al lado de lo más aplaudido por parte de crítica y público. ¿No me creen? Tomen un ejemplo que sucederá en los siguientes meses:

(Al ladito de un tal Justin Vernon. Y sí, existe un grupo llamado New Madrid)

O en su Instagram podéis ver el concierto que celebraron justo antes de este en Madrid, en una ciudad llamada Los Ángeles y en el recinto donde se celebrará el Primavera Sound el próximo año, el Los Angeles Historic Park, donde vendieron más de 20.000 entradas ellos solitos para la ocasión.

Puestos en situación y negando su condición de mindundis, los australianos también llegaron a su cita madrileña con todo el papel vendido. Así a ojo, diríamos que presencia mayoritariamente femenina y, sin miedo a equivocarnos, entre el respetable se respiraba un ambiente Erasmus bastante envidiable para ser un miércoles noche. Allí sólo hablaban español un servidor, los pipas, la gente de la sala y pocos más.

Tras una intro un poco insulsa pero con bien de luces aquí y allá, Rüfüs Du Sol calentaron al personal encadenando un trío ganador a primeras de cambio, con la machacona “Eyes”, su hit por excelencia “You Were Right” y una aclamada “Like An Animal” que desencadenaron la euforia del respetable, que ya para entonces entonaba todas y cada una de las letras con envidiable poderío.

Posteriormente vino una parte media de concierto un tanto repetitiva y lineal, con pocas variaciones y canciones poco inspiradas, hasta que una juguetona popera como “Until The Sun Need To Rise” y los “Take me to another place” de “New Sky” rescataron a la gente de las barras para dar paso al final de la noche, gobernado por canciones de su último y más popular álbum, el que les ha aupado a la fama, Solace, del 2018. Tan sólo la larguísima y coreada “Innerbloom” se coló como única referencia en este punto a Bloom, su segundo álbum de 2016. Una hipervitaminada “Underwater” y una insulsa “Another Life”, que el cantante Tyrone Lindqvist dedicó a su hijo nacido hace pocos meses, fueron el previo a un bis ganador compuesto por “Treat You Better” y “No Place”, que consiguieron redondear una noche de una hora y media de duración en la que los australianos dieron buena cuenta de un show potente, con un buen directo y que cualquier booker de festival español debería tener en cuenta para las horas tardías. El FIB ya lo hizo en 2017 y un servidor puede asegurar que, al igual que esta noche en la But, aquello fue un éxito.

Web Hosting