Entrevista a Apartamentos Acapulco: Sacando las garras

Por Ignacio Sánchez 0

entrevista apartamentos acapulco

El Año del Tigre es el tercer trabajo de la banda granadina.

Incansables trabajadores del indie, Apartamentos Acapulco no han parado de crear preciosas melodías pop desde sus comienzos allá por el 2015. Un trabajo que ha germinado en El Año del Tigre, once nuevas canciones que vieron la luz hace pocas semanas gracias a Primavera Labels y en las que los de Granada siguen acertando de lleno. Sobre estas composiciones, su cariño por Argentina, Los Planetas, el fútbol y, como no, el coronavirus, hablamos con Ismael Cámara, uno de los pilares del grupo, y Mariano Almeda (bajo), dos años después de nuestro último encuentro.

Entrevista a Apartamentos Acapulco

Si no me equivoco el disco se grabó a principio del verano de 2020, ¿no?

Mariano: Se grabó una parte.

Ismael: Empezó a grabarse en 2019.

Mariano: Pero de esas canciones se quedó solo una, ¿no?

Ismael: Puede que solo se quedara “Vámonos de viaje”.

Mariano: Grabamos 3 o 4 más y no entraron al final.

Ismael: Pero que están ahí para un próximo disco, seguro. O sea, hay mogollón de material, pero con todo el tema de la pandemia…

Es que me parecía raro que grabándose hace más de un año y después de haber sacado “Ahora sé” como primer adelanto en octubre del 2020, hasta un año después no haya salido el disco.

Ismael: La pandemia nos ha hecho tener que reinventarnos y adaptar las cosas. El disco se comenzó a grabar, como te he comentado, en el 2019 y estaba previsto que saliera en 2020; de hecho se hizo un plan de promo que se ha ido readaptando. Lo que ocurrió fue que al llegar la pandemia escribimos canciones nuevas y en ese momento nos apeteció grabar esas en lugar de las antiguas. Así que el proceso de grabación comenzó en diciembre de 2019 pero se ha ido dilatando durante muchos meses posteriores. Al grabarse con Carlos Díaz, cerca de casa, hemos podido ir casi cuando queríamos a grabar. No ha sido en plan encerrarse en un estudio una o dos semanas, sino que hemos ido poco a poco.

Intentando buscarle un sentido al título de El Año del Tigre, encontré que para el calendario chino será el 2022.

Ismael: No te cuadra nada (risas)

Se empieza a grabar en un año, sale en otro, su título lo mismo hace referencia a otro…

Ismael: A ver, por un lado está el tema de que empecé a dibujar y me dio por hacer animales, y uno de ellos pensé que quedaría guay para la portada del disco, para hacer una buena línea de merchan, etc. Pero claro, si lo titulábamos El Año del Tigre habría que buscarle un sentido e investigando descubrimos que el del tigre iba a ser el 2022. En ese momento ya teníamos previsto que el disco iba a salir a finales de 2021 y nosotros queremos que el 2022 sea nuestro año. Además también nos gusta la figura del tigre por querer sacar un poco más la garra. En definitiva, nos gustaba todo lo que dice el año del tigre y lo que significa.

Te iba a preguntar más adelante por la portada, pero ya que lo has comentado. La pregunta iba relacionada con Santiago Motorizado, creía que sería suya porque tiene su rollo.

Ismael: Totalmente. Para mí Santiago y Él Mató son una fuente de inspiración en todos los sentidos.  Como me gusta dibujar intento sacarle partido y así no tenemos que contratar a un diseñador y eso que nos ahorramos (risas).

A pesar de, como has comentado, haber reescrito mucho del disco por la pandemia, esta no ha afectado a la hora de confeccionar las letras. Seguís cantando al amor/desamor, pero no sé si por un momento pensasteis en escribir sobre algo más “tangible” que la idea del amor.

Ismael: Intenté que no salieran canciones de la pandemia.

Mariano: Es como el tópico.

Ismael: Era muy recurrente escribir sobre el estar encerrados y tal, y de hecho salió un tema, justo antes de que explotara la pandemia, escrito por Mariano que se llama “A2”, que finalmente se ha quedado como single digital, y es la canción que parece que habla más de la pandemia.

Mariano: Pero fue de antes, así que no puede ser.

Ismael: Alguna letra de algún descarte del disco, porque se hizo una preselección de 22 canciones, tenía un cierto aire pandémico. Pero la verdad es que no quiero que eso se quede ahí en la memoria de un disco, de hecho me da coraje que haya fotos nuestras por ahí en Instagram con la mascarilla puesta. Ojalá pase esto y pasemos del 2019 al 2022, directamente.

Ahondando sobre el tema de las letras, estas parecen estar o mostrar un sitio o momento en el que no estáis y al que queréis llegar. ¿El estar mal inspira más a la hora de escribir que hacerlo sobre un momento de felicidad como estar en una terraza al sol?

Ismael: Siempre saco toda la mierda cuando escribo, es así. Para mí es una terapia, siempre lo digo. Saco todo lo malo que tengo y lo expreso en canciones. A lo mejor no lo hablo tanto y lo suelto por ahí. Somos un poco “nube negra”, como alguno nos ha dicho.

Vuestra música sí que es verdad que tiene una melodía alegre pero con letras algo cenizas.

Ismael: Sí, nos pasa que sacamos ahí todo lo malo. Cuando estás bien, como has comentado tomando algo en una terraza al sol, vives el momento, no te pones a escribir una canción. En cambio, cuando escribes sí que quieres soltar todo lo que llevas dentro. Es verdad que al final se queda un mensaje algo negativo para la gente, pero bueno, espero que estas letras ayuden a la gente con su día a día, a soltar ellos lastre.

“Y tú en Barcelona” tiene momentos muy similares al “Hard to Explain” de The Strokes. Pedazo de guiño, ¿no?

Ismael: Totalmente. Soy bastante franco y no me escondo explicando cosas, pero te puedo asegurar que en el momento de componerla no estaba pensando en ellos para nada, me lo dijo Mariano, de hecho. Yo creo que a todos los músicos nos pasa que tenemos canciones en el subconsciente y salen. Yo conozco esa canción y al grupo, pero yo no sabía que estaba haciendo algo tan parecido. Surgió, se hizo y, por supuesto, hemos tenido horas y horas para cambiarla, pero como soy muy cabezón no quise. A mí me gusta y me parece una buena canción, además que tanto yo como el resto del grupo sabemos recibir muy bien las críticas, ya nos hemos acostumbrado desde nuestros comienzos y el tema de Los Planetas, y estábamos preparados para que nos comentaran “se parece a Hard to Explain”.

Mariano: De hecho pasó cuando salió el single.

Ismael: Sí, y contestábamos “sí, nos encantan The Strokes” a la gente que nos decía lo del parecido.

No me había enterado de esta polémica, la verdad.

Ismael: Este disco lo abrimos con un tema que se titula “Con que doblez tú me miras”, una canción popular, con letra hiperpopular y una rueda de acordes superpopulares, pero claro, es un recurso totalmente “planetero”. Sabíamos que si sacábamos eso la gente iba a volver a caer en lo de Los Planetas. Lo hemos hecho a posta, y es la primera del disco. Ha sido para decirle a la gente “que sí, que sí, que tenemos esa influencia ahí, pero nos da igual”. No vamos a renunciar a eso ni nos vamos a esconder.

Este disco también ha traído consigo un cambio de sello: pasáis de El Ejército Rojo a Primavera Labels. ¿Cómo ha sido el cambio? Entiendo que tener detrás al Primavera Sound es algo bastante bueno y que ayuda más.

Ismael: Pufff, pues mil cosas se pueden decir ahí. Estar con el Primavera está bien, es un sello con el que nos sentíamos muy identificados porque nos gustaban muchas referencias del sello, ya no solo por los nacionales sino también por Él Mató, 107 Faunos… El Ejército Rojo ha sido siempre nuestra casa, y cuando estaban Los Planetas estábamos superencantados. De hecho yo estuve trabajando ahí, pero por eso mismo al final casi terminaba haciéndomelo yo mismo todo. No son Los Planetas los que llevan el sello y los que están ahora al mando a mí no me gustan cómo hacen las cosas y lo digo abiertamente. Creo que no se han portado bien. 

¿No están Los Planetas ahí entonces?

Ismael: El Ejército Rojo sigue siendo su sello pero lo gestiona otra gente cuyo modo de trabajar a mí no me gusta. Para mí El Ejército Rojo son Los Planetas, no la gente que lo lleva ahora. Sobre el cambio de sello hablé con J y él me dijo: “Ismael, vete para allá. Os lo recomiendo porque creo que vais a estar mejor”.

Ahora es el Primavera el que os llevará todo: booking, prensa…

Ismael: Sí. Es algo que nos cuesta porque estamos acostumbrados a hacerlo nosotros todo, y esto de ir soltando lastre se hace raro. Además, también tenemos un acuerdo con Discos Laptra, que nos van a trabajar el disco en Argentina, y con Anti-Rudo Records en Perú. Así que podemos decir que estamos en tres casas, que nos encantan las tres, que se compenetran, y que ahora mismo no podemos pedir más.

No sé si os acordáis que pocos días antes de que el país se paralizara por la pandemia vosotros estabais tocando en la sala Independance de aquí. ¿Qué recuerdos tenéis de aquello?

Ismael: Anda Mariano, habla tú un poco, que yo me pongo y no paro…

Mariano: Pues la verdad que fue raro porque en Granada no se veía tanta precaución.

Ismael: Claro, aquí la pandemia ya estaba como asentada y para nosotros era algo como nuevo.

Mariano: Nos llamó la atención de ver “los chinos” con las mamparas de plástico…

Ismael: O las que ponían “cerrado por vacaciones”. “¿Pero qué narices está pasando?”. De hecho mucha gente nos escribió para saber si el concierto iba a hacerse y nosotros no sabíamos por qué nos preguntaban. La verdad es que no nos podemos quejar del público que tuvimos, pero esperábamos algo más y luego entendimos que era normal por el miedo que había. Esperamos poder volver a Madrid en condiciones.

Si no hubiera sido por la pandemia, ¿os hubiera gustado grabar el disco en Argentina para darle un poco de continuación al proceso que iniciasteis con El Resto del Mundo y Lucas Rossetto?

Ismael: No. El Resto del Mundo se grabó en Granada y se mezcló en Argentina porque el camino nos fue llevando hacia allí, pero fue todo casualidad. No fue parte de un proceso pensado, al igual que ahora, que tampoco lo teníamos pensado. Sabíamos que el próximo iba a ser diferente y que se daría donde cuadrase, y cuadró con Carlos porque teníamos muchas ganas de trabajar con él. Fíjate que con el tema de la pandemia nos vino genial, ya que lo teníamos muy cerca de casa y podíamos salir cada uno con los permisos de trabajo. Todo legal (risas).

Donde sí se mantiene la relación con Argentina es en vuestros videoclips. Si no me equivoco dos de los nuevos están grabados allí y encontramos a colegas de Él Mató, 107 Faunos, Bestia Bebé…

Ismael: Es que nos encanta la escena de allí y tenemos mucha influencia por su parte, pero no ya solo de grupos argentinos sino peruanos, que hemos estado investigando ahora gracias al sello como Juan Gris y otros más. La unión con Argentina no la queríamos perder. Durante la pandemia hemos estado hablando con nuestros colegas de allí. Es también una de las razones por las que estamos con el Primavera Sound, para seguir manteniendo ese lazo. “Ahora Sé” se grabó en España pero el director es Diego Cendra Woodman, un chico peruano que ha dirigido varios videoclips de Él Mató.

Cuando la pandemia lo permita me imagino que querréis ir allí de gira.

Ismael: Claro que sí. Nos quedamos con todas las ganas porque ya tuvimos que cancelar una gira por Argentina. A México también nos encantaría ir, pero ahora mismo estamos empezando a echar a andar por aquí y es complicado pensar estas cosas a largo plazo, pero la idea está.

Por suerte vosotros habéis podido tocar en los últimos meses. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Ismael: Pues un mierda todo con la pandemia, es decir, todo el mundo sentado con las sillas… Yo no me hago la idea de cómo será volver a tocar con la gente de pie. Así será la presentación en Granada, pero después de ese concierto, por motivos familiares, nos tomaremos un descanso aunque suene raro. Cuando cojamos fuerzas ya el año que viene haremos una gira por toda España.

¿Pensáis que hemos tardado demasiado tiempo en cuestionar el por qué de no poder disfrutar de un concierto de pie? Viendo como otras actividades, desde bares a toros o el fútbol, tenían más margen de maniobra.

Ismael: Creo que la cultura no interesa. Al final lo mueve todo el dinero. El fútbol mueve muchísimo más dinero que la música, entonces es más necesario abrir los estadios de fútbol que abrir los conciertos. Esto me parece superinjusto, y eso que no vivimos de la música, pero por suerte hemos podido tirar hacia delante, pero hay mucha gente (técnicos de sonido…) que no. Desgraciadamente el mundo funciona así, pero a ver si pasamos página ya y nos olvidamos de todo esto que ha pasado. 

Hablando de fútbol, ¿cómo surgió la idea de hacer “Eterna Lucha”, el himno del ascenso del Granada FC?

Ismael: Eso fue cosa de J. Nos empezamos a venir todos arriba con el ascenso del Granada, y aprovechando que él tenía una letrilla por ahí pues nos ofreció cantar y nosotros encantados. Además estaban Lori Meyers…

Ya, pero sin estar puesto en los himnos de equipos de fútbol, suena curioso que lo hagan artistas “indies” y no otros de otro corte, no sé, se me viene a la cabeza El Arrebato con el Sevilla.

Ismael: A ver, que los indies somos muy futboleros también. Al J le flipa el fútbol. Le apetecía y lo hizo. Y si te fijas la letra quizás no sea la más indicada para un himno porque se mete en berenjenales suyos, pero nosotros orgullosos de participar con nuestros colegas.

Para terminar y aprovechando que está Mariano, quería preguntarte por Ritmo Sigma, el proyecto que tenías junto a Jesús.

Mariano: Pues eso ahora mismo está un poco aparcado, la verdad. Ahora estoy haciendo canciones pero por el momento no hay ninguna publicada.

Pero con otro grupo o tú solo.

Mariano: Yo solo.

Ismael: Y yo le robo (risas). Cuando le pillo alguna canción buena le digo “Mariano, esta para el grupo”. Como dije antes “A2” es suya y es un temazo. A ver si la tocamos más en directo, pero como es algo difícil nos cuesta más.