Entrevista a Yawners: La universalidad de lo cotidiano

Por Redacción EER 0

entrevista yawners

Sin duda Just Calm Down fue uno de nuestros discos favoritos del 2019. Parecía que el proyecto de Elena Nieto se iba a comer el mundo pero fue entonces cuando llegó la pandemia y todo se paralizó. A pesar de comenzar a escuchar nuevos temas en sus directos a comienzos de 2021 no ha sido hasta la primavera de este 2022 cuando Yawners han publicado Duplo, su segundo álbum. A la fórmula de su debut se le ha añadido un cambio, a medias, en el idioma que facilita que coreemos sus estribillos, igualmente, contagiosos. Con ganas de saber más sobre cómo ha sido este tiempo de espera nos citamos con Elena en un céntrico bar de la capital.

Entrevista a Yawners

Tres años hemos tenido que esperar para se publique el nuevo disco. De hecho, pensábamos en 2021 lo tendríamos. ¿Qué ha pasado en todo este tiempo? ¿Ha influido la «crisis» del vinilo en la fecha de publicación? Pandemia aparte, porque a comienzos de 2021 ya pudimos escuchar alguna que otra canción nueva en tus conciertos.

Pues desde que salió el primer disco en mayo de 2019 he estado de gira con él, pero justo cuando íbamos a realizar la gira de cierre del disco fue cuando llegó el COVID, entonces tampoco es que me haya dado tiempo a hacer nada. Simplemente estar en casa componiendo el disco nuevo, entrar a grabarlo, y hacer un poco toda la organización de ver cómo salía el disco, el sello en el que saldría… todo eso.

El disco sale a Montgrí, sello que montaron Cala Vento, quienes están consiguiendo tener nombres interesantes (Biznaga, La Élite, Vulk), además de en sellos internacionales (Big Scary Monsters, Counter Intuitive e Inpartmaint) con lo que consigues sentirte más apoyada, ¿no?

Cuando terminé de grabar el disco y ya tenía algo para enseñar fue cuando me paré a plantearme con quién lo quería editar. En España me apetecía buscar un sello nuevo, y a raíz de que el disco está a camino entre el inglés y el castellano dije “bueno, voy a tener un punto de ambición y voy a mirar si hay sellos internacionales, de los que soy fan, que están interesados”. Montgrí estuvieron encantados de entrar en el proyecto. El sello de Inglaterra me contactó sin yo haberles tirado la caña, aunque lo tenía pensado. Y luego ha sido un poco pues eso, curro de organizar con todo el mundo y cuadrar todo.

Comentando la estructura del álbum casi a mitades entre el inglés y el español, ¿cómo fue el proceso de elegir un idioma según la canción?

La verdad es que no fue nada intencionado. Simplemente yo fui escribiendo canciones, y como sí que es verdad que muchas canciones surgen a raíz de un estribillo o una frase que se me ocurre, pues si me salía en castellano tiraba por ahí y si me salía en inglés, pues para el inglés. Fue así como me fueron saliendo las canciones y para nada me planteé pasarlas todas a un idioma porque al final si me habían salido así sería por algo.

De ahí un poco el título del disco, Duplo, ¿no?

El título va mucho sobre la duplicidad tanto en el lenguaje, que es así como lo más tangible, como sobre la indecisión en la vida, los diferentes caminos que puedes tomar.

Una ida de olla: ¿qué sientes al cantar en español? Porque al escuchar las canciones donde cantas en español noto, no sé, no es que cantes diferentes pero algo en la pronunciación o la entonación.

Yo siento exactamente lo mismo porque al final son letras que he escrito, y aunque parezca que en inglés significa menos, para mí significa lo mismo. Son frases, son sentimientos que plasmas y ya está. Pero sí que es verdad que una cosa que nos pasa a todos es que cuando escuchar la misma canción cantada en castellano y en inglés ya parece que es otro mundo, parece incluso que es otro género. No sé, es algo difícil de explicar.

Imagino que Duplo lo grabarías con tus nuevos compañeros en directo: con Teresa y con Tomás.

No. Ellos dos vienen conmigo en los conciertos. El disco lo grabé yo entero excepto las baterías que las grabó Joan de Cala Vento.

Anda, pues pensaba que había sido con ellos. ¿Y cómo fue el proceso de encontrarlos tras la salida de Martín? ¿Y la idea de incluir un bajo en los directos?

Es verdad que antes en directo iba en formato duo con Martín, pero como se ha ido a vivir a su pueblo porque se ha montado un estudio allí, pues dejó el proyecto. A la hora de encontrar un batería me costó bastante, no es algo fácil. Tras brujulear un poco di con Teresa, a la que no conocía personalmente pero sí por contactos, porque en la música nos conocemos todos. Ensayamos un par de días las canciones y le moló entrar para hacer los conciertos. Y lo que comentabas del bajista vino porque al ser un duo todo el peso melódico recaía en mí y era un percal. Al final estaba un poco harta. Entonces se lo comenté a Tomás, que era mi antiguo compañero de piso, por si se metía en el estudio para ensayar de cara a unos bolos, y así salió.

Probablemente a Tomás lo conocieras en Salamanca del 13 Monos [se trataba de un local autogestionado]…

Sí, así es.

Pero te queríamos preguntar por la escena madrileña y toda esa relación que tenéis unos cuantos grupos (Confeti de Odio, Axolotes Mexicanos, Carolina Durante…) y que vais mostrando por redes.

Es que es un poco endogámico (risas). A ver, es que ese grupo entre los Carolina, los Axolotes y tal, somos todos vecinos, somos todos el grupo de amigos que solemos salir siempre, entonces es un poco por eso.

E intentar dar un paso más y hacer algo más que colaboraciones o cameos.

No, de momento no.

El gancho de las canciones de Yawners es tu apuesta por lo cotidiano. ¿Apelas más a las sensaciones que a lo anecdótico?

Pues bastante más a la anécdota y a lo puntual, a cosas muy concretas. Luego, evidentemente, cada canción tiene como un tono más general sobre un tema en concreto, pero me gusta que haya referencias como a lo concreto.

En algunos casos, parecen llevarnos a un ambiente iniciático, a la primera juventud e incluso la adolescencia. ¿Es ese lugar que todos hemos vivido, que hace más universal lo que estás cantando?

Yo creo que sí. A ver, por ejemplo, si mi padre escucha las canciones a lo mejor no se siente tan identificado, pero creo que sí podría hacer un poco de deja vu, de retrospectiva y decir “esto también me pasó a mí”.

¿Y el confinamiento y la pandemia te ha hecho replantearte ese universo de tus letras?

A grandes rasgos no, aunque sí que hay alguna letra que sí está un poco condicionada por la incertidumbre que se incentivó por la pandemia.

Cuando hablas de la incertidumbre podría verse en «Suena mejor» y «Honey» alguna sensación de tu entorno como que parece que se te cuestiona, es decir, que tienes un grupo pero, ¿estás consiguiendo algo? Con esa frase de “mi abuelo me pregunta cuánto voy a ganar”.

Esto es una cosa que pasa mucho. Cuando te dedicas a la música nadie lo llega a entender, bueno no nadie pero sí mucha gente. Otros que no te toman en serio y te preguntan que a qué te dedicas realmente, como si la música no fuera lo principal. Y sobre la frase que comentas pues es algo llevado al extremo. Él que era una persona hipermayor, y si alguien algo más mayor que yo no entiende mi situación y ambición, pues imagínate mi abuelo.

entrevista yawnersEn la portada de Duplo continúas con la estética de Just Calm Down, un retrato tuyo casi en la misma postura. No sé si esto es una manera de identificarte con el proyecto y decir soy yo y aquí estoy.

Pues la verdad es que para la portada de este disco le di mil vueltas y casi me vuelvo majareta. Me ayudaron bastante los de Montgrí, ya que teníamos una portada y en el último me rayé y ya no la quería, entonces se nos ocurrió la idea de seguir un poco con la iconicidad que tuvo la primera portada y recrearla para este segundo disco, pero dándole otro toque. Creo que al final haber apostado por esto ha sido una idea superguay porque es sencilla, se sigue manteniendo la línea estética del otro disco, es reconocible… Estoy supercontenta.

Es lo que te iba a decir, y es que tanto por las portadas y el estilo como por el sonido, tanto si lo escuchas como si lo ves es fácilmente identificar a Yawners.

Pues sí. Yo creo que eso está conseguido.

Hasta tal punto que una niña te imite en el CanelaParty.

Buah, eso fue la hostia. Esa niña tiene un hermano más pequeño y su padre los lleva a todos los conciertos que damos en Madrid. Es muy fuerte.

Has publicado parte de tu nueva gira que comenzará en París. ¿Será en otoño cuando salgas de gira por España?

Pues empezaremos a finales de septiembre en París. Tendremos quince fechas por Europa, y nada más volver de Europa haremos la gira por España (aunque todavía no lo hemos anunciado). Así que desde finales de septiembre a finales de año tenemos todo el calendario cubierto.

Y ya por ir cerrando, ¿qué tuvo de mágico el encuentro con Rivers Cuomo?

A ver, el encuentro personal que tuve con él fue un poco mierda, porque fue durante el BBK Live de 2019, cuando tocaron. Yo estaba en el backstage, él pasó y le pedí una foto y me dijo que sí. Nos la hicimos y se piró. Fin del encuentro. Pero sí que es verdad que a raíz de “Rivers Cuomo” sí que ha molado mucho porque el tío la ha escuchado y ha comentado mucho al respecto, como que no se la puede sacar de la cabeza, que le encanta. Esto para mí ha sido surrealista porque no tenía grandes pretensiones al respecto. Yo pensé que lo mismo la escuchaba, pero sin pretender que luego fuera a comentar sobre ella. Así que esto para mí ha sido la hostia.